10 juegos con agua para estar fresquitos


Os proponemos 10 juegos con agua para que disfrutéis del verano bien fresquitos:

1. Los globos voladores

Para ello, solos nos harían falta unos globos y ganas de pasarlo genial. Lo que tenemos que hacer, es llenar los globos de agua y pasárselo entre los niños evitando que este caiga al suelo, en el momento en el que se rompa, nos mojaremos y estaremos súper fresquitos. Para añadirle dificultad al juego se pueden introducir dos o más globos en el círculo.

2. Piñata de verano
Acostumbrados a las sosas piñatas hoy queremos proponeros una piñata de lo más refrescante. Para ello necesitaremos caramelos con envoltorio y juguetes pequeños que podamos meter en un globo grande. Necesitaremos bastantes globos, unos que contentan sorpresa y agua y el resto que solo tengan agua. Los pondremos todos en una cuerda como cuando tendemos ropita…y para obtener la sorpresa, ¡habrá que mojarse!

Debemos pinchar los globos para poder sacar su contenido…

3. Relevo de botellas de agua
Necesitaremos hacer dos o más equipos. Cada equipo necesitará dos cubos de agua y una botella de plástico. Ponemos a los niños en dos filas, con un cubo lleno de agua. A una distancia razonable pondremos el segundo cubo que estará vacío. El juego consiste en que los niños llenen la botella, la transporten en la cabeza hasta el segundo cubo y lo llenen. Cada niño deberá hacer este paso hasta que el segundo cubo esté lleno. Ganará el que antes llene el segundo cubo. ¡Hay que tener mucho cuidado para no tirar la botella por el camino!

4. Pañuelo de agua
Este es el clásico juego del pañuelo pero con una variante mucho más fresquita. Deberemos hacer dos equipos. En el medio en vez de un pañuelo habrá un cubo con globos de agua. Los participantes cuando oigan su número deberán acercarse al cubo coger un globo e intentar dar a su compañero del equipo contrario. Sumará puntos el que consiga dar al niño del equipo contrario. ¡Hay que ser muy rápido!

5. Juego de esponjas
Cada niño necesitará tener un cubo y una esponja. Se mojará la esponja en agua y se lanzarán por el aire para que la cojan los otros compañeros. Al volar cargada de agua la esponja salpicará un montón y disfrutaremos de una duchita que nos refrescará de la forma más divertida.

Pintar-con-hielo

6. Los pies en el agua
Para este juego necesitaremos 2 esponjas grandes y 4 cubos de agua. Dividiremos a los niños en dos equipos, deberán ponerse en fila tumbados boca arriba, con las rodillas dobladas y las plantas de los pies en el suelo. Los pies del de detrás tocarán nuestra cabeza. El juego consiste en que el primero de la fila, deberá coger con los pies la esponja del cubo, y pasársela a su compañero a sus pies. De este modo el agua goteara por todo nuestro cuerpo y estaremos muy muy fresquitos. Es importante darse prisa ya que el primer equipo en hacer llegar la esponja al otro extremo ganará.

7. Tabla deslizante
Para este juego necesitaremos un plástico gordo (como de piscina de agua) y de bastante longitud. Lo pondremos en el suelo con un poco de agua y jabón, se convertirá en una tabla muy deslizante. Podremos bailar encima o hacernos deslizar con cuidado. Nos daremos algún culetazo pero es ¡muy divertido!

8. Caza de tazas
En un barreño o un recipiente grande lleno de agua ponemos unas tazas de plástico, que pesen poquito. Con una caña de pescar que podemos hacer con un palo, un poco de cuerda y un clip deberemos cazar a las tazas. Este juego tiene muchas variables ya que en lugar de tazas podemos poner cualquier juguete que sea fácil de coger con el clip.

9. Zapatos al agua
Para realizar este juego los niños deberán usar zapatillas que se puedan mojar. Debemos poner un barreño lleno de agua. Colocaremos a los niños a unos cinco metros del barreño y estos de espaldas a él deberán lanzar la zapatilla. Cuando todos los niños hayan encestado la zapatilla el juego habrá terminado. Se puede proponer como una competición con dos equipos y ganará el equipo más rápido.

10. Colorear con hielo
Este juego es muy fresquito y creativo. Para hacerlo hay que preparar con antelación unos hielos de colores, para ello se pone agua y témpera en una cubitera. Cuando los hielos estén hechos, utilizaremos un rollo de papel continuo y pintaremos con los hielos de colores. ¡Tendremos un cuadro completamente helado!

¡Esperamos que os gusten estos juegos y que los disfrutéis con los vuestros de la manera más fresquita!

Artículo facilitado por la empresa de animación Froggies.

Más juegos con agua para refrescarte este verano

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *