Obesidad digital, cómo ponerse a dieta

Bebidas azucaradas, grasas trans… y ahora Internet. No nos extrañe que la OMS tome cartas en el asunto pronto si los “mayores” no somos capaces de enseñar a los niños un uso saludable de las TIC que les permita llevar una dieta digital equilibrada.

Nuestros hijos rara vez ya juegan en la calle: entre los deberes, las extraescolares, el tiempo dedicado a las pantallas y los cambios en los hábitos de las familias, son pocas las ocasiones en que realizan una actividad física moderada.

Los beneficios de la actividad física para la salud inciden en la prevención de las enfermedades y mejoran la calidad de vida, a través de beneficios fisiológicos (prevención obesidad), psicológicos (aumento de la estima y reducción del estrés) y sociales (integración social).

Pero, además, son de especial relevancia para la infancia y adolescencia, contribuyendo a su desarrollo integral, a una mejor sociabilidad, al control del sobrepeso, el aumento de las destreza motrices y en general a un mejor rendimiento escolar.

Por todo ello, hemos de intentar romper con la “moda” de algunos adolescentes que miden su autoestima digital según el número de “Followers” o “Me gusta” de sus perfiles en Redes Sociales.

¿Somos los padres ejemplo de uso saludable de las TIC para nuestros hijos? ¿Qué dejamos de atender para tener actualizados constantemente nuestros perfiles o participar en chats o en grupos de WhatsApp? ¿Nos cuesta desconectar totalmente? ¿Podemos pasar unos minutos sin consultar nuestro smartphone?

Si eres de los que le cuesta ponerse a dieta digital, aquí te damos una serie de hábitos muy concretos para ayudarte a “ponerte en forma”. No intentes realizar muchos cambios a la vez, sino poco a poco, que sea un verdadero reto para ti.

  • Desactiva las notificaciones de tu móvil que no sean importantes.
  • Si necesitas centrarte en una tarea concreta, silencia el móvil y guárdalo en un cajón mientras la realizas hasta haber completado una parte importante de la misma.
  • Si trabajas delante del ordenador, cierra los perfiles de tus Redes Sociales, los programas de mensajería directa (chats) y el gestor de correo electrónico para no recibir interrupciones constantemente.
  • Cuando hagas una pausa a media mañana o por la tarde, dedícate un tiempo limitado, 20 min. por ejemplo, a atender sólo las notificaciones importantes.
  • Realiza descansos regulares entre actividad y actividad.
  • Prémiate y fija un momento concreto del día para realizar tus lecturas de interés (Sapos y Princesas, prensa, blogs, etc.)

En pocas palabras, usa la tecnología como un medio y no como un fin en sí mismo, para poder rendir profesional y personalmente.

La ONG Padres 2.0 pone a disposición de los lectores de Sapos y Princesas una línea de ayuda para darte solución en caso de problemas (adicción, ciberacoso, problemas legales, etc.)

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *