3ª etapa: De los 14 a los 17 años. Toma el control de la educación TIC de tus hijos

En el post anterior hablamos del papel que nos toca desempeñar a los padres en la educación tecnológica de nuestros hijos, según su edad. En este, vamos a tratar con detalle tu papel como JEDI en la educación TIC de tus hijos entre 14 y 17 años.

Durante las etapas anteriores, les has descubierto muchas cosas: a conocer el lenguaje de internet, y las normas de su uso seguro y saludable, poniéndoles límites.

Ahora, en plena adolescencia, has de actuar como su mentor/a: no decirle lo que tiene que hacer sino ayudarle a ser creativo/a, a buscar respuestas a sus preguntas y recursos para solucionar los contratiempos. Solo podrás dirigirlo, enseñarlo y aconsejarlo cuando te lo pida.

En la era de Internet, debes ayudarlo en el proceso de encontrar respuestas en el conocimiento de sí mismo y de lo que quiere, así lo ayudarás a sentirse más confiado/a en sus propias posibilidades y crecerá su nivel de autoestima y de autoconfianza.

shutterstock_308220527

Nadie nos dijo que ser una madre 2.0 o un padre 2.0 fuera sencillo. Debemos desarrollar la habilidad de darlos poder a nuestros hijos y hacerlos responsables de su manera de ser, de su manera de hacer y de los resultados que obtienen: desafiarlos a que sus acciones sean congruentes con sus objetivos: que se comporten en el ciberespacio según los resultados que esperan. Es importante que sientan que esos resultados son a consecuencia de sus actos por lo que sus perspectivas se ampliarán y les empujarán a tomar decisiones diferentes. Y todo ello, en un entorno digital, donde todo se acelera, se amplifica y se intensifica.

También debes hacerles saber, que con 14 años cumplidos ya pueden ser responsables penalmente ante la Ley.

Principales riesgos en el uso de Internet para los adolescentes son:

  • Uso de la webcam.
  • Utilización intensiva y compulsiva de Internet y a la hora de  compartir contenidos.
  • Contacto con desconocidos a través de Redes Sociales.
  • Cyberbullying.
  • Trastornos alimenticios (anorexia y bulimia).
  •  Adicción a Internet.

Cómo prevenir estos riesgos:

  • Tapar la webcam del ordenador o tablet cuando no se use, puede ser buena idea, pero… ¿y la del móvil?. Convéncelos de que cuenten hasta 10 antes de hacerse un selfie del que se puedan arrepentir.
  • Explícales los riesgos de compartir información personal con conocidos y desconocidos, de compartir fotos suyas y de otros (puede tener consecuencias legales para los padres).
  • Asegúrate de que sus contactos online sean sólo de conocidos. Alértalo de los peligros de quedar con alguien desconocido en el mundo real.
  • Estate alerta ante posibles síntomas de ciberacoso  (cefaleas, dolor abdominal prolongado, insomnio, problemas de atención en clase, etc.).
  • Atención a los cambios en los hábitos en relación con la comida (no coincidir con el resto de la familia a la hora de comer, obsesión por las calorías de los alimentos) al aumento exagerado de la práctica de ejercicio físico y sobre todo a la insatisfacción con su aspecto físico en relación al peso.
  • Limita el tiempo que pasan delante de las pantallas y asegúrate de que lo cumplen.

Los principales retos a los que nos enfrentamos como madres y padres 2.0:

  •  Hablar con naturalidad de nuestra -la de toda la familia- relación con Internet y con los dispositivos conectados a la Red.
  • Comenzar a reflexionar sobre la construcción de su propia Ciudadanía digital.
  • Ser consciente del impacto que supone en su vida real, su huella digital y la reputación on-line.
  • El cuidado de la privacidad propia y el respeto a la de terceros.
  • El conocimiento de los límites que impone la Ley en el uso de Internet (derechos de autor, persecución de delitos,…).

La ONG Padres 2.0 pone a disposición de los lectores de Sapos y Princesas una línea de ayuda para darte solución en caso de problemas (adicción, ciberacoso, problemas legales, etc.)

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *