¿Una mascota por Navidad?

Convivir con un animal aporta numerosos beneficios -a niños, familias, discapacitados, personas que viven solas…-, pero también conlleva una gran responsabilidad. Por eso, antes de tener un animal de compañía debemos analizar nuestra situación, disponibilidad y nuestras posibilidades para tomar la decisión correcta y no arrepentirnos.

Asimismo, si tenemos la intención de regalar una mascota debemos estar seguros de que la persona que la va a recibir la desea de verdad y puede hacerse cargo de ella. También debemos saber qué tipo de animal y raza o tamaño se adecua al estilo de vida, necesidades y gustos de dicha persona. Es decir, antes de elegirlo nosotros, debe ser el futuro propietario quien seleccione al gato o perro y esté convencido de ello.

Todos podemos llegar a ser buenos propietarios. Sin embargo, existe una mascota perfecta para cada persona, solo hay que saber buscarla. Si eres deportista, es posible que un labrador sea el animal más apropiado para ti. Si, por el contrario, eres una persona hogareña, quizás lo que necesites sea un gato. Es necesario asegurarse de que disponemos de recursos económicos para alimentarlo, llevarlo al veterinario, etc. y de un espacio donde nuestra mascota pueda jugar y moverse. Un animal no debe ser un capricho ni un impulso del momento, debemos pensárnoslo mucho.

Si finalmente decidimos tener una mascota, no podemos olvidar que depende totalmente de nosotros, ya que nunca ha tenido que sobrevivir por sí solo. Es importante no guiarse por su físico, sino por su personalidad y las necesidades de ambos. Y a cambio de unos pocos cuidados tendremos un amigo para toda la vida y una gran fuente de bienestar y equilibrio emocional.

 

 

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *