Esta decisión es ideal para convocar una reunión familiar y poner en común vuestra disponibilidad, opiniones y situación. Con lápiz y papel en mano, será más sencillo:

  • Cuánto tiempo libre soléis tener al día.
  • Cuánto estáis dispuestos a limpiar.
  • Cuánto espacio tenéis fuera de casa: jardín propio, espacios verdes públicos…
  • Con qué frecuencia viajáis en familia y cuánto cada miembro adulto de la familia. Esto afectará también a los que se quedan en casa pues tendrá que suplir el trabajo del que está fuera.
  • Cuánto dinero podéis o queréis gastar en el cuidado de una mascota teniendo en cuenta cuidados generales, veterinarios, de alimentación…

Con esta lista en mano, el veterinario,  vendedor en una tienda especializada o responsable de un refugio de animales os dará muy buenos consejos sobre si debéis adoptar una mascota y, en tal caso, cuál es la mejor para vosotros.

Si no disponéis del tiempo suficiente, pero aún así queréis que los niños tengan contacto con los animales, podéis buscar otras alternativas, como ser voluntarios en una organización dedicada al cuidado de animales. En estos centros hay numerosas tareas que podéis realizar: ayudar en la limpieza, colaboración económica, fijar un día semanal para sacar de paseo a los perros que buscan hogar… Aunque, eso sí, tendréis que tener claro que, por mucho que os encariñéis con estos animales, no podéis adoptarlos a todos.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *