Si vuestro hijos se han convertido en anfibios que no salen del agua, no os preocupéis os hemos buscado una manualidad con la que los niños se divertirán y se convertirán en auténtico jinetes de los mares.

Los caballos de churros son divertidos, baratos y únicos en su especie. Coloréalos, customizalos y aprende todo sobre el mundo equino.

Materiales

  • Un churro para cada niño
  • Cinta adhesiva de colores
  • Ojitos de plástico
  • Un metro de fieltropara las orejas
  • Retales de colores o de estampados
  • Pistola de pegamento (utilizar sólo adultos)

mycrazzyblessedlife-churros

Pasos

  1. En primer lugar utilizar la cinta adhesiva de colores, (que los niños escojan la que más les guste, hay una gran cantidad de colores y estampados) para hacer la brida de los futuros caballos. Comenzáis atando el supuesto hocico del caballo al cuerpo y luego dejáis un trozo lar para sujetar por ahí.

2

 2. Seguidamente los niños deben seleccionar los retales que hayan escogido para hacer las crines de los caballos y los adultos lo pegaréis con la pistola. Además daréis forma a las orejas, con el fieltro marrón o con el que los niños hayan elegicy la pegaréis también con la pistola.

crines-y-orejas

3. Pegar los ojitos de plástico, para que los caballitos puedan hacer intrepidantes maniobras.

ojitos

4. Nuestro caballo va tomando forma, ya solo falta cabalgar y jugar a ver quien es el más rápido

Fuente: mycrazyblessedlife

 

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *