Espido Freire: Escritora y empresaria cultural

Foto: Nika Jiménez

Su voz, escrita o real, lleva años conquistando la imaginación de miles de lectores y oyentes. Desde sus inicios como creadora de un mundo fantástico originalísimo ha saltado a nuevos ámbitos empresariales y pedagógicos en los que nos enseña a utilizar la  cción y el verbo.

Sapos y Princesas: ¿Es preocupante que a nuestros hijos no les guste leer, o que al menos crean que no les gusta leer como muchísimos lo creen?

Espido Freire: Los lectores siempre han sido minoría, pero ahora eso preocupa a los padres y a los profesores. Yo soy de la opinión de que los niños leen, y leen bastante, pero no tanto como desearíamos. No tanto como les convendría leer. Y es cierto que en la adolescencia perdemos a muchos lectores.

SyP: ¿Por qué es tan importante la lectura, por qué es el frente de batalla de tantas familias? ¿Al convertirla en un acto tan trascendente, no estamos restándole atractivo para los niños? ¿Imposición o espontaneidad?

E.F: Hay dos soluciones aquí. Una de ellas es que los niños deben ver leer a sus padres. Que la lectura, los comentarios de los libros ocupen espacio en la familia. Son detectores de contradicciones y no sirve de nada pedirles que lean si no ven la fascinación de los padres por la lectura. Y la otra es que se lo prohiban. Que haya libros que no deban leer. Y luego, dejarlos a mano, como por descuido.

SyP: La forma más eficaz para que un niño empiece a leer y siga haciéndolo es…

E.F: Leerles. Contarles historias, dejarlos a medias, y que sigan ellos con el libro para encontrar el mal.

SyP: Los padres deberíamos tomar conciencia de que la literatura no es el único contenedor de acción, ¿no cree? ¿Dónde se encuentra la acción en la actualidad?

E.F: Claro, no es ni debe ser el único. Pero es el que ofrece mayores ventajas. Elaboran pensamiento hilado, mejoran vocabulario, se acostumbran al esfuerzo, estimulan formas no audiovisuales… A mí lo que más me gusta en el mundo es leer. Eso no me priva de ver series, de comunicarme con amigos, de acudir al cine y al teatro, leer comics (menos de los que querría), y estar al tanto de anuncios de la televisión. Pero la literatura es la madre de todas esas historias. Nos sirven de marco de referencia, nos educan, nos muestran lecciones invisibles.

SyP: ¿Son todas las fomas y soportes de acción beneficiosos?¿Qué hay de DVD, videojuegos, blogs, contenidos publicitarios…?

E.F: ¿Qué entendemos por beneficioso? Muchos de ellos son puro entretenimiento, con lo bueno y lo malo que tiene eso. Otros aportan conocimientos. Yo prefiero que un niño sepa quién es Hamlet por una película a que no lo sepa en absoluto. Me gustaría que supiera que muchos anuncios remiten a mitos clásicos. Es fantástico que lean blogs que formen su opinión. Pero si buscamos que se enfrenten a la vida, si asumimos que la lectura es beneficiosa, hay que usar los libros con la misma intención y con el mismo entusiasmo con el que les proyectamos un DVD.

SyP: ¿Por qué lee Espido Freire? ¿Y por qué crea?

E.F: Leo porque no sé vivir sin leer. Necesito escaparme de esta realidad, necesito conocer otras visiones, aprender de manera constante, buscar referentes y divertirme. Soy una persona nerviosa, que necesita siempre acción mental. Y creo por imitación, supongo. Ahora es mi oficio, pero antes de serlo escondía bajo los apuntes del colegios las historias que escribía, y leía a mis compañeros mis cuentos.

SyP: Cinco artículos de acción que no deberían faltar en la estantería de cualquier niño menor de 12 años.

E.F: Recomendaré 5 libros. · La historia interminable, M. Ende. · Una bonita adaptación de La Odisea, Homero. · Una colección de cuentos clásicos (Perrault, Grimm, Andersen…) Cada cual según sus preferencias. Pero sin ilustraciones de Disney. · Mujercitas u Hombrecitos, de Louis May Alcott. · El pequeño vampiro, de Angela Sommer-Bodenburg. O, si pre-  eren más fantasía, cualquiera de las novelas de Cornelia Funke. Y me dejo autores españoles de referencia, desde Jordi Sierra i Fabra a Laura Gallego, a Juan Muñoz…

SyP: ¿Nos regalaría un microrrelato?

E.F: Por supuesto que no. ¿Por quién me toma? Bueno, vale… no sé decir que no a un microcuento.

 

Microrrelato exclusivo de Espido Freire para Sapos y Princesas:

“El día había sido caluroso, y ella tenía los pies hinchados. Llorosa e impotente, vio cómo el príncipe dejaba la casa y se desposaba con una criada llena de mugre. Demasiado tarde recordó el otro zapatito que aún guardaba, y del cual no volvió a hablar jamás.”

Lectura · Ocio en casa

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *