El emocionante vuelo de Palabras Aladas

Hablamos con los editores de Palabras Aladas, Cristina Núñez Pereira y Rafael R. Valcárcel

Llevan menos de cuatro años como editorial y no hay maestro de infantil o primaria que no conozca alguno de sus diez títulos. ¿A qué creen que se debe ese logro?

Creamos los libros pensando en los padres, y tuvimos la suerte de que ellos los llevaran a los colegios. Además, algunos padres también eran maestros. Por ejemplo, tuvimos la grandísima suerte de que el Emocionario cayera en las manos de la maestra Elena Pintado. Ella, empleando el libro, hizo un trabajo extraordinario con sus alumnos. Lo llamó ‘Proyecto Emocionario’ y documentó todo el proceso en su blog ‘El aula de Elena’ durante 42 semanas (abordó una emoción por semana). Trabajos tan primorosos y profesionales como el de ella y otros profesionales de la enseñanza posibilitaron que cientos de maestros conocieran nuestros libros y los utilizaran en sus clases.

Diez títulos en cuatros años… ¿Por qué editan tan pocas obras?

Cada libro requiere tiempo, reflexión. Mucha reflexión. En Palabras Aladas creemos que es esencial editar con esmero y primor para alcanzar nuestro objetivo principal: contribuir a que los niños se conviertan en adultos emocionalmente sanos, llenos de sueños y de voluntad para perseguirlos, capaces de pensar por sí mismos y deseosos de sociabilizar en armonía… mientras disfrutan de una infancia feliz.

 

El primer libro que publicaron fue el Emocionario, que ya ha vendido más de cien mil copias en España. ¿Eligieron empezar con ese título porque intuyeron su gran acogida?

Indirectamente sí, porque ya era una demanda nuestra como padres. Buscábamos un libro sobre las emociones para poder explicárselas a un niño. Pero no queríamos un libro de cuentos, sino que nos interesaban textos que explicaran directamente en qué consisten algunas emociones. Además, buscábamos un libro que abordase un amplio abanico de estados emocionales. Como no lo encontramos, decidimos crearlo.
Queríamos dar a los niños un vocabulario para que pudieran expresar todo aquello que sienten, ya que ponerle palabras es el primer paso para entenderlo mejor y poder compartirlo.

El Emocionario respondió entonces a un interés ya existente. En cambio, el Manual para soñar aborda un tema al que hasta hace muy poco no se le daba la importancia debida. ¿Qué les llevó a editar ese libro?

Muchas veces, como adultos nos preguntamos qué pasó con aquellos sueños que teníamos de niños. Y, en ocasiones, acabamos viviendo una vida que no era la que en realidad deseábamos para nosotros. La idea de editar Manual para soñar era dotar de herramientas divertidas y de historias inspiradoras para ayudar a que los niños conozcan sus sueños y sepan cómo alcanzarlos. Tanto los más cercanos, como aprender a montar en bicicleta, como otros más lejanos (convertirse en médico, vivir al lado del mar…).
Creemos que pensar sobre los sueños e intentar alcanzarlos es una invitación a esforzarse y mejorar, lo que contribuye a que uno sea un poquito más feliz. Por ejemplo, un padre nos contó que este libro había ayudado mucho a que su hija reforzara su autoestima pese a tenerla minada por sus problemas de dislexia.

Historias para ayudar a los niños a alcanzar sus sueños

Los temas que abordan en sus libros conectan cada vez más con los intereses educativos de los padres de hoy. ¿Cuál es el motivo?

Cada vez se da más importancia a una educación global de la persona. Una suerte de regreso a la ‘educación sentimental’ de otros tiempos. En la educación no es importante únicamente el saber enciclopédico, casi lo es más el autoconocimiento, la formación del carácter, la capacidad para saber qué sentimos y por qué, las habilidades que nos permitan convivir en paz y armonía… Esos son los temas que tratamos en nuestros libros: temas universales, que son de interés para todo el mundo (¡para los niños también!), pero que quizá en estos últimos tiempos no eran muy visibles.

No solo le han dado la belleza del libro ilustrado al contenido informativo; lo han hecho ameno y atractivo. ¿Consideran que eso es lo que hace especial a los libros de Palabras Aladas o hay algo más?

Nuestra idea de partida era presentar de forma bella contenidos útiles y educativos para los niños. Los dos aspectos nos parecen importantes: por un lado, poner en contacto a los lectores con la belleza y, por otro lado, ofrecer contenidos interesantes. En Palabras Aladas le proponemos al lector que haga un viaje interior de una forma amena. Nuestros libros permiten que los lectores se conozcan mejor a sí mismos y… ¿qué contenido puede haber que sea más interesante que ese?

¿Qué libro de Palabras Aladas es el favorito de sus editores?

CNP: Valores de oro, porque me parece que aborda el fútbol con una estética muy tierna y porque descubre unas historias (las de las infancias de 11 futbolistas) inspiradoras, de las que se puede aprender mucho.

RRV: Más que un libro favorito, me quedo con el momento favorito que tienen en común los libros de Palabras Aladas: cuando se cierran y empieza la conversación… sobre lo que sentimos, sobre lo que pensamos o sobre cómo hacer realidad nuestros sueños.

Descubre los libros de Palabras Aladas en:
www.palabrasaladas.com

Lectura · Ocio en casa · Entrevistas

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *