El juguete ideal para nuestro hijo, es el instrumento que le permite crear juegos para desarrollarse a nivel psicomotor, cognitivo, afectivo, emocional y social, de ahí la importancia de que ese instrumento sea seguro para cumplir los objetivos, pero ¿sabemos realmente qué es un juguete seguro?

    ¿Qué quiere decir el marcado CE, normativas de obligado cumplimiento, símbolos, series de Normas, las propiedades físicas y mecánicas, químicas, eléctricas, etc.? M. Ángeles Miranda, vicepresidenta de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil nos descifra las claves de un “Juguete Seguro”.

    Existen unos requisitos que contemplan todos los riesgos generales y que definen Juguete Seguro.

    Claves para descifrar un Juguete Seguro

    Se considera que un juguete es seguro cuando, entendiendo el comportamiento habitual de un niño, éste no pone en riesgo la seguridad del menor y de otras personas mientras lo utiliza.

    El juguete debe estar pensado para la manipulación infantil, con todo lo que ello implica

    Es decir, un juguete destinado a un niño de edad X al que tenemos que decir “no se toca porque se rompe” no es un juguete seguro, de hecho NO es un juguete y SÍ una frustración, el juguete debe estar pensado para la manipulación infantil, con todo lo que ello implica.

    Menores de  36 meses

    De ahí que nos aseguremos que el juguete es adecuado a la edad de nuestro hijo, a sus destrezas y habilidades. Este importante parámetro adquiere mayor relevancia cuando el juguete va destinado a menores de 36 meses:

    Un juguete apto para menores de 36 meses es que ha pasado las pruebas necesarias para verificar que no generan ni contienen piezas pequeñas que puedan ser ingeridas o inhaladas. Una advertencia fácil de identificar y de explicar a niños más mayores para que puedan entender que un bebé menor de 36 meses no puede compartir los mismos juguetes, por el riesgo que implica.

    ¿Qué implica Marcado CE?

    El Marcado CE es un compromiso por parte del fabricante para certificar que el juguete cumple con todas las normas seguridad de la UE, normas que, por otro lado, se encuentran entre las más estrictas del mundo.

    Informa al consumidor de forma eficaz del uso apropiado y de los riesgos en el caso de que no se utilice adecuadamente.

    Obliga a mencionar en todos los juguetes aquellos que han pasado las pruebas necesarias para verificar que son o no apropiados para los menores de 36 meses.

    Además de estos requisitos de riesgos generales están las normativas de riesgos particulares, Normas por otro lado de obligado cumplimiento, que intentamos explicar a que se refieren:

    • Propiedades físicas y mecánicas: deben evitar que el juguete pueda provocar lesiones corporales por los elementos que lo componen o por la inestabilidad del mismo.
    • Propiedades químicas: todos los materiales de fabricación que lo componen no deben producir efectos tóxicos, irritantes o quemaduras al entrar el niño en contacto con el juguete.
    • Propiedades eléctricas: no pueden superar los 24 V y todos los elementos relacionados con fuentes de energía no pueden ser accesibles a la manipulación infantil.
    • Propiedades higiénicas: su fabricación ha de garantizar las condiciones de higiene necesarias para evitar riesgos de infección o enfermedad.
    • Inflamabilidad: están prohibidos todos los juguetes con riesgo de inflamabilidad por contacto con llama o cualquier otra fuente de fuego, para ello se trata todos los componentes en el proceso de fabricación.

    También te puede interesar:

    ¿Qué opinas? Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *