¿Tiene tu bebé su percentil?

Imaginemos una revisión en el pediatra de un bebé cualquiera. Todo bien, los remedios estándar para la nueva temporada de mocos que todos conocemos; Mucha agua, si tiene fiebre le das el antitérmico con sabor a fresa y si ves que la cosa no mejora se lo alternas con el de sabor a naranja.

El peso bien, la altura genial y un percentil por encima de lo que a su edad le corresponde… El padre o madre mira al médico, le devuelve la sonrisa que demuestra lo orgulloso que está de su bebé y sale de la consulta contentísimo sabiendo que su hijo o hija, a pesar de los mocos, tiene un percentil por encima de la media.

Los padres lo comentan con las abuelas cuando les llaman para preguntar por el niño y les dejan claro que la cosa va bien porque el niño tiene un percentil por encima de la media. Están tan contentos que incluso hablan con sus hermanos y les preguntan qué percentil tenían sus hijos a la edad del suyo. Sin querer, durante la semana, el percentil se convierte en el tema de conversación con amigos y otros padres y madres. Llegan por tanto a la conclusión de que están haciendo la cosa bien porque tienen un hijo con un percentil por encima de la media. ¡Felicidades!

Pero, ¿alguien se ha preguntado alguna vez qué es eso del percentil? Y todavía mejor, ¿para qué sirve? La cosa es sencilla, pero solo para los matemáticos, en mi caso lo he tenido que preguntar varias veces y me ha sorprendido descubrir que es un término que todos los padres y madres tenemos en cuenta, pero pocos sabemos qué es realmente.

Un percentil es una medida estadística para comparar resultados, nos permite saber cómo está situado un valor en función de una muestra. Si hablamos de bebés, nos permitiría comparar los datos de nuestro bebé con otros de sus mismas características. Estas características son la edad y el sexo.

Los aspectos de su desarrollo que comparamos o los que más interés despiertan en los padres son:
• El peso
• La altura
• La circunferencia de la cabeza

Si nos dice nuestro pediatra que nuestro bebé de 6kg está en el percentil 25, quiere decir que hay un 25% de los bebés estudiados que están en el mismo peso o menos y un 75% que están por encima.

Pongo el ejemplo al contrario, a ver si consigo aclarar la cosa un poco más: si nuestro bebé se encuentra en el percentil 75 de peso, quiere decir entonces que de toda la muestra solo hay un 25% que pesen más que nuestro hijo.

En España, los valores y las curvas utilizados para medir los percentiles (las curvas son la representación gráfica de los valores, esos papeles con líneas y puntitos que nos da siempre el pediatra al acabar la revisión) son las proporcionadas por el Sistema Público de Salud que están realizadas por el Instituto de Investigación sobre Crecimiento y Desarrollo de la Fundación Faustino Orbegozo Eizaguirre.

Estas tablas hacen dos diferencias por edad, niños de 0 a 2 años y de 2 a 14 años y son diferentes para niños y para niñas.

Existen 7 percentiles que agrupan las medidas que se consideran normales, del percentil 3 al 97, pasando por el 19, 25, 50 -que sería la media-, 75 y 90. Por debajo del 3 y por encima del 97, nuestro pediatra, que al fin y al cabo es quien revisa los datos, nos dirá qué pasos seguir.

Los percentiles, al tratarse de una medida estadística no son iguales en todos los países, es mas o menos lógico pensar que la muestra para extraer los datos no será igual aquí que en un país con grandes problemas para alimentar a su población. Por esto, nuestro hijo puede estar en un percentil en España y en otro muy diferente en otro país.

El estudio de los datos y el método de elaboración de las tablas para crear los percentiles, es preciso y, posiblemente, cada vez mejor, pero hasta qué punto pueden ser concluyentes, lo vamos a determinar nosotros. Si nuestro hijo crece y se desarrolla continuamente de forma controlada por un profesional, el número que alcance en una gráfica es algo más.

Sira Bellot
Consultora en Maternidad y Paternidad
www.babyplannerbarcelona.com
T. +34 93 275 31 82

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *