Lactancia prolongada, ¡no te escondas!

Del 1 al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, este año bajo el lema “Amamantar y trabajar: logremos que sea posible”. Es cierto que diferentes factores como la reincorporación al mundo laboral y nuestro ritmo de vida hacen muy complicado prolongar la lactancia materna, pero es importante que las madres que quieren y pueden llevarla a cabo conozcan sus beneficios y reivindiquen su derecho a ello. Por este motivo, hemos querido dar presencia a uno de los temas que más preocupa a las madres y que, curiosamente, provocan más rechazo en nuestra sociedad.

La lactancia prolongada era frecuente en otros tiempos, aunque ahora hemos olvidado que eso fue así no mucho tiempo atrás. La incorporación laboral de la mujer en el siglo XX lo fue haciendo cada vez más infrecuente en nuestra sociedad y por eso nos choca ver a mujeres amamantando a niños mayores de 1 año. Las madres que practican la lactancia prolongada sufren diferentes reacciones alrededor de su entorno, desde el rechazo a los que lo aplauden. Hay madres a las que no les da miedo exponerse ante la sociedad y siguen dando de mamar a sus niños, pero otras muchas lo hacen a escondidas por la reacción o las criticas dolorosas que, en muchas ocasiones, pudiesen recibir.

El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría ha publicado un artículo con consejos actualizados sobre la lactancia materna prolongada, además incluye la perspectiva histórica y los beneficios que aporta tanto a los niños como a las madres que deciden seguir adelante con ella.

Recomendaciones científicas

Las principales asociaciones científicas nacionales e internacionales, Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF, Asociación Española de Pediatría (AEP) y la American Academy of Pediatrics (AAP), entre otras, recomiendan que la lactancia materna sea el único aporte de alimento hasta los 6 meses de edad, y después complementarla con otros alimentos, al menos hasta los 12-24 meses de edad, pudiendo mantenerla todo el tiempo que madre e hijo deseen.

Se recomienda que, a partir de los 6 meses, además del pecho, se ofrezca a los lactantes una dieta variada y rica en hierro. La lactancia materna óptima en menores de 2 años es la medida que más repercusiones potenciales tiene en mejorar el estado de salud de la población infantil en países en desarrollo, más que cualquier otra intervención preventiva.

Clave en el desarrollo de nuestra especie

A lo largo de los siglos, y en prácticamente todos los lugares del mundo, la lactancia materna ha sido la norma hasta los 2-3 años de edad. Desde el punto de vista evolutivo, la lactancia materna es una clave fundamental en el desarrollo de nuestra especie. Su interrelación con la fertilidad de las mujeres y con la supervivencia de los niños hacen de la lactancia un elemento de estudio primordial en la historia del género humano.

Beneficios

  • La leche materna no pierde sus propiedades con el paso del tiempo. A partir del primer año de lactancia, la cantidad de grasa en la leche aumenta con respecto a los primeros meses, resultando un alimento completo y nutritivo para un lactante mayor..
  • Los niños mayores que toman pecho siguen disfrutando de sus beneficios inmunológicos. Las ventajas de mantener la lactancia materna no sólo se observan a corto plazo, sino años después del destete. se ha constatado una menor incidencia en ciertos tipos de cáncer (leucemia infantil, enfermedades metabólicas y autoinmunes))
  • La duración de la lactancia materna también está implicada en un mejor desarrollo emocional y psicosocial del niño.
  • A más tiempo total de lactancia, menor riesgo de diabetes tipo 2, cáncer de mama, cáncer de ovario, hipertensión e infarto de miocardio.

Riesgos

  • No se han constatado riesgos físicos ni psicológicos en niños que toman pecho por encima de los 2-3 años de edad.
  • Amamantar a dos hermanos tras el nacimiento de un nuevo bebé es posible, ya que la producción de la leche se adapta según la demanda. El principal problema de amamantar en tadem es la sobrecarga materna ante la demanda de ambos niños.
  • El mayor problema de la lactancia materna más allá del año de edad es el rechazo social y profesional por prejuicios o desconocimiento de la evidencia científica actual.

Destete

  • Se recomienda mantener la lactancia tanto tiempo como madre e hijo deseen.
  • No hacerlo bruscamente ni con engaños.
  • La mejor estrategia es la del destete gradual, sin ofrecer ni negar el pecho, pudiendo negociar condiciones
  • Durante la etapa del destete es importante ofrecer alternativas a la necesidad de contacto del niño.

Combatir el rechazo con respeto

La lactancia materna es unafuente de salud presente y futura. A mayor duración mayor es su beneficio potencial. Se recomienda mantenerla hasta los 12-24 meses y posteriormente todo el tiempo que madre e hijo deseen. Es importante que las decisiones y necesidades de cada familia se vean respetados, sea cual sea la opción que elijan.

La principal dificultad a la que se enfrentan las madres de lactantes mayores es el rechazo social. Por ello, desde el Comité de Lactancia Materna de la AEP se insiste en apoyar a todas las mujeres que han decidido amamantar, sea cual sea la edad de sus hijos, con el fin de contribuir a normalizar la lactancia materna más allá del primer año.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *