Depresión postparto: claves para evitarla

Depresión postparto: claves para evitarla

La ciencia todavía no ha podido explicar con exactitud cuál es la causa de la depresión postparto. Una enfermedad que afecta a entre un 10% y un 25% de las madres, aunque muchas de ellas no hayan sido diagnosticadas ni reciban tratamiento. Sin embargo, sí que existen síntomas que pueden ayudarnos a identificarla. Si estás embarazada, conocer más acerca de ella es la mejor medida de prevención para evitarla.

Factores físicos, psicológicos y sociales

La depresión postparto puede estar causada por múltiples factores. Primero, los de tipo físico, como la anemia o los desórdenes de tiroides. Segundo, los de carácter psicológico, por ejemplo, los asociados a un parto traumático. Por supuesto, el sueño y cansancio que acompañan a los padres durante los primeros meses de vida del bebé tampoco ayudan.

Además, debemos tener en cuenta un cuarto factor, que puede pasar mucho más inadvertido que los anteriores: la presión social. Cuando pensamos en maternidad, nos centramos en los niños y sus progenitores. Sin embargo, la sociedad se encarga de transmitirnos sus propios mensajes sobre la familia, sobre cómo ‘debería’ o ‘no debería’ vivirse la experiencia. En un momento de fragilidad física y emocional, esos mensajes pueden tener un efecto demoledor sobre la madre.

Sentimientos asociados a la depresión postparto

Sabemos que la llegada de un nuevo miembro a la familia es motivo de alegría, pero desde el punto de vista de la organización, representa todo un desafío. Es normal que los primeros meses de vida el niño requiera grandes dosis de atención, que exijan la mayor parte de tu tiempo. En muchos casos, las mujeres que sufren depresión postparto se sientes desbordadas, incapaces de llegar a todo. Si a esta saturación mental le añadimos el cansancio físico, tenemos una trampa perfecta para caer en sentimientos de culpabilidad, pánico a no saber cómo tratar al bebé, a hacerle daño, etc.

Depresión postparto

Para rematar, la sociedad tampoco nos lo pone fácil. El concepto idealizado de maternidad que se nos ha transmitido tradicionalmente puede hacer sentir a la madre que ‘no tiene derecho a quejarse’. La maternidad es ‘una experiencia maravillosa que te cambia la vida’, en la que no tienen cabida sentimientos negativos. Admitir que esta idea es una visión totalmente irrealista es un gran paso para prevenir la depresión postparto.

Afronta esta estapa con paciencia y delega funciones

Por otro lado, tampoco debemos ser alarmistas. Seguramente muchas madres primerizas reconocen los síntomas anteriores. Son sensaciones comunes a cualquier madre y no todas las mujeres acaban sufriendo depresión. Por supuesto, cuidarse durante esta etapa nunca está demás. Aprovecha para dormir y descansar todo lo que puedas, cuida tu alimentación, tómate tus pequeños momentos de relax, aprovecha el apoyo de la familia y amigos para delegar cuando lo necesites. Ante todo, no te agobies. Simplemente, se trata de una etapa que, como todas, acabará pasando.

Depresión postparto

Afronta esta etapa con naturalidad y olvida cualquier idea preconcebida sobre las supuestas obligaciones maternales. El miedo a no saber si se está capacitado para ser padre es muy frecuente en los padres primerizos. Nadie ha nacido sabiendo y nadie espera que ahora adquieras esos conocimientos por ciencia infusa. Tómatelo con calma y mira a tu alrededor. La familia puede ser una fuente inagotable de sabiduría y apoyo en estos casos. Si las primeras semanas te pueden facilitar las cosas para que la madre se ocupe única y exclusivamente del bebé mucho mejor. Y seamos realistas: vivimos en la era de la comunicación. Es posible que ninguna generación lo haya tenido tan fácil para acceder a todo tipo de información especializada.

El padre, el gran olvidado

Aunque la experimente de forma distinta, el padre no debe ser ajeno a estas situaciones. Comunícate con tu pareja e implícale. Un trabajo compartido es siempre más llevadero y la formación de una familia atañe a ambos progenitores por igual. Si eres padre con un bebé recién llegado, el mejor apoyo es hacer sentir a la madre que no está sola. Hablar sobre todos los cambios que os rodean reforzará el vínculo emocional entre los padres. Pero no te engañes, las palabras no son suficientes. Durante esas primeras semanas, hay un montón de pequeños actos con los que puedes demostrar a tu pareja que estáis juntos en este viaje.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *