Consejos para hacer un viaje cómodo y seguro con los niños

Nos vamos de viaje. Al escoger el lugar de destino hay que tener muy en cuenta una cosa, y más si se viaja con niños: el medio de transporte. Os damos algunos consejos para que el viaje sea cómodo y seguro para todos.

Carretera y manta

El coche suele ser la opción más cómoda por la libertad que ofrece en el horario de salida y en el ritmo del viaje. Sin embargo, los niños suelen aburrirse pronto al encontrarse en un espacio cerrado y sin mucho que hacer. Llevar juegos o reproductores de DVD portátiles es un recurso muy utilizado por los padres.

La seguridad en automóvil es un elemento fundamental, por eso los padres extremamos la precaución para tener a punto todo los elementos a nuestro alcance.

Así, las empresas automovilísticas no dejan de estudiar sistemas con los que aumentar la seguridad para toda la familia. Un buen ejemplo es la marca Ford que está desarrollando un dispositivo para aumentar la comodidad y seguridad de la mujer embarazada al volante.

Para los niños, las sillitas homologadas deben ser las adecuadas no tanto a la edad como al peso y altura de nuestros hijos, por lo que deben cambiarse a medida que el niño crece. Julio Lara, Director General del Instituto de Seguridad Vial de la Fundación MAPFRE, nos recomienda situar al niño en el asiento central trasero que, al estar más lejos de las puertas laterales, es más seguro en caso de impacto.

También indica que los bebés de menos de un año y nueve kilos de peso, deberían viajar mirando hacia atrás, en sentido contrario de la marcha del coche. El motivo es que la proporción de peso de la cabeza con respecto al cuerpo es muy grande y, en caso de frenazo o golpe frontal, el daño es menor. En sentido contrario, el movimiento de reacción se ve contrarrestado por el propio respaldo de la sillita.

Como conclusión, el experto destaca la importancia de no descuidar la colocación y adaptación de los niños en el vehículo, ya que sin esta atención, el tener una sillita de buena calidad no sirve de nada.

 

Pasajeros al tren

El tren es un medio de transporte muy cómodo para viajar con niños, sobre todo si éstos son especialmente inquietos. La amplitud del espacio y la libertad para circular por el mismo hacen del éste un medio de transporte cómodo para viajar en familia.

Además, sobre todo los trenes de larga distancia, disponen de servicios como bar-cafetería o películas durante el trayecto, que harán que los niños se entretengan. Ver el paisaje a través de las grandes ventanas harán el viaje más ameno.

Otra gran ventaja de los trenes son los descuentos. Por lo general, en los trenes de larga distancia los niños menores de 4 años tienen billete gratuito y los niños de 4 a 13 años tienen un descuento del 40%. En los trayectos más cortos, el billete será gratuito para los niños de hasta 6 años.

Vamos volando

La gran ventaja del avión es la rapidez, así que si lo que queremos es aprovechar al máximo nuestra estancia en el lugar de vacaciones, el avión es lo más práctico. Aún así, si se viaja con niños hay que tener en cuenta algunas cosas y saber qué nos ofrecen las compañías para que nuestro vuelo sea lo más cómodo posible.

Por ley, a partir de los dos años de edad el niño tiene que tener su propio asiento, mientras que los menores de esa edad pueden optar por un asiento propio o viajar en brazos.

En cualquier caso, os recomendamos que intentéis reservar los asientos que están más adelante, inmediatamente después de primera clase y bussines, si viajáis en clase turista. A estos asientos se les llama “bulkhead” y son un poquito más amplios, así que ofrecen más lugar para estirarse, están más cerca del baño y son más convenientes para levantarse a caminar con los pequeños. Muchas veces este tipo de asientos no pueden reservarse hasta el día del vuelo. En este caso, lo mejor es llamar por teléfono a la compañía el día de antes del viaje y reservarlo, ya que suelen reservarlos para las familias.

También podéis aprovechar y preguntar si la compañía dispone de cunitas para que el bebé pueda dormir durante el vuelo. Y para los niños algo más grandes, en general los aviones disponen de servicios especiales de atención como juegos, libros, etc. y, si lo solicitáis con antelación, menús infantiles.

La familia a bordo

El rey de los transportes para viajar en familia es el barco. Los cruceros os permiten circular libremente por el espacio, que además está dotado de equipamientos y servicios pensados para mimar a grandes y pequeños.

Además de la gran ventaja de conocer varias ciudades o incluso culturas en un período determinado de tiempo, el viaje en sí es cómodo y muy seguro. Y sobre todo muy divertido. Los cruceros cuentan con espacios y actividades para que disfrute toda la familia y niños de todas las edades. Clubes donde poder jugar, servicio de guardería, excursiones de los buques, piscina, animadores, menús especiales para niños…

Viajar en un crucero no es sólo el medio de transporte para el viaje. Es parte del viaje e incluso, a veces, la mejor parte del mismo.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *