Resumen de la semana: 8 Cosas que debes hacer para exprimir las vacaciones

Resumen de la semana: 8 Cosas que debes hacer para exprimir las vacaciones

Si ya estás de vuelta, sabemos que estás un poco depre, así que el foco de esta semana lo centramos en ti. Tanto si has empezado ya a trabajar como si eres de los que prefieres regresar unos días antes de empezar a hacerlo para que el shock posvacacional sea menor, no te deprimas. Te animamos a que, al menos hasta que los niños empiecen el cole, aproveches estos últimos días de agosto y primeros de septiembre para posponer la rutina y alargar al máximo la sensación de vacaciones apenas sin gastar.

1. No vayas a la compra

No hay nada más deprimente y más relacionado con la vuelta de las vacaciones que meterse en un hipermercado a hacer la compra del mes nada más llegar. Si, ya sabemos que desde que has llegado no hay nada que echarse a la boca en tu frigorífico, pero basta con hacer una mini compra con lo justo y necesario en el supermercado más cercano o en Amazon Prime (casi mejor opción) para reponer fuerzas y de paso ahorrar, que estamos a fin de mes.

2. Haz un plan con amigos

Nada de quedarse en casa forrando libros y etiquetando la ropa de los niños, ya habrá tiempo para eso. Aprovecha la recta final de las vacaciones haciendo una rápida batida por tus amigos más cercanos para ver quién anda ya de vuelta también y organiza una quedada en un restaurante para contaros las vacaciones mientras os tomáis algo y los niños juegan.

3. Vete al cine

Es probable que en tu lugar de vacaciones no hubiera un cine cercano o que tu destino no fuera el más adecuado para echar una tarde de cine, así que aprovecha ahora para echar mano a la cartelera y ponerte al día de los últimos estrenos. Si vas con niños y aún no las habéis visto, podéis optar por Spiderman Homecoming, Emoji o Tadeo Jones. Sin niños, Dunkerque, Baby Driver o la última de Sofía Coppola.

4. Haz una excursión

Seguro que muy cerca de donde vives hay alguna ruta, sendero, lago, pueblo con encanto, río o playa que puedas visitar. Una ruta o excursión aunque sea cerquita te recordará lo bien que sienta, te animará a hacer más cuando empiece el curso y te hará más duradera la sensación de vacaciones. Establece hacer una pequeña escapada al menos una vez al mes y ve planeando la siguiente.

5. Tírate en el sofá

Claro que sí, disfruta de tu casa. Los hoteles y apartamentos están muy bien, pero nada como el hogar, dulce, hogar. Recuerda que las siestas no son solo para el verano y manténlas mientras puedas. Además, seguro que tienes mucho que ver. Enciende tu plataforma de vídeo online y echa un vistazo a las pelis y series que te has perdido estos días.

6. Coge un libro

Ahora que le has cogido el gustillo a leer devorando el bestseller estival de turno, aprovecha el tirón y engánchate a otro libro y después a otro y a otro… ¿Por qué hay gente que solo lee en verano? No seas uno de ellos.

7. Ilusiónate

Piensa en eso que siempre has querido hacer o que te lleva interesando un tiempo y ¡ve a por ello! Encuentra algo que hacer este curso que te anime y te haga empezarlo con ilusión. Pon en marcha un proyecto, matricúlate en un curso, practica un nuevo deporte, actualiza tu currículum, ayuda en una ONG, escribe…

8. Prepara una fiesta

¿Por qué no? Pon en marcha una fiesta de bienvenida para que los niños se reencuentren con sus amigos o vosotros con los vuestros, para celebrar un cumple que fue en agosto, para conocer al bebé que nació este verano… cualquier excusa es buena, o más bien, no hace falta excusa. No necesitas currártelo mucho, ensuciar ni gastar. Un parque cercano, unos globos y unas pistolas de agua (o ni siquiera), patatas, gusanillos, sándwiches de nocilla, refrescos y cerveza, como en los cumples de los 80, y ¡Voilá!

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *