10 Cosas que juraste no hacer cuando fueras madre y acabaste haciendo

10 Cosas que juraste no hacer cuando fueras madre y acabaste haciendo

Cuando las mujeres nos hacemos madres, sufrimos un intenso proceso de transformación, no solo a nivel físico, sino también a nivel psicológico. En nuestro cerebro se activa un mecanismo que hace clic en el momento del parto y ya no nos abandona hasta el final de nuestros días. Lo cierto, es que nadie lo sabe con anterioridad, pero son cosas que deberían decirnos antes de dar a luz para que no nos pille por sorpresa cuando, en un momento dado de nuestras vidas, nos sorprendemos a nosotras mismas repitiendo esas frases típicas que decían nuestras madres (de las que ya te hemos hablado) o haciendo una de estas cosas que tan nerviosa te ponía que hiciera tu madre cuando eras pequeña.

1. Chantajearle con los Reyes Magos, el Ratoncito Pérez e incluso… el hombre del saco

“Como no te portes bien los Reyes te van a traer carbón”. ¿Cuántas veces te dijeron eso cuando eras pequeña? ¿Cuántas veces se lo has dicho tú a tus hijos?

via GIPHY

2. Despertarle demasiado temprano y engañarle con la hora que es

Si tenéis que ir de viaje, ya puede salir el tren a las dos de la tarde, que en casa ya estáis todos en pie a las siete de la mañana y además, les engañas con la hora que es. Si les dices que son las siete no se van a querer levantar, ya lo sabes.

via GIPHY

3. Llamarle pronto para comer con el fin de que ponga la mesa

Es una técnica ancestral transmitida de generación en generación. Algunas veces lo consigues, pero otras veces, se escaquean.

via GIPHY

4. Ser una agorera

En los parques y colegios de todo el mundo aparece, en ciertas ocasiones, una especie diferente de madre. Son las llamadas madres agoreras, también conocidas como drama madres y tienen la capacidad de ver peligro donde una persona normal solo ve un columpio. Podrás reconocerlas por los gritos que profieren cuando a su hijo se le desata el cordón del zapato.

via GIPHY

5. Convertir tu bolso en un kit de emergencias

Desde que tuviste a tu primer hijo, tuviste que comprarte un bolso enorme para meter toallitas, pañuelos, tiritas, Betadine, botellas de agua, caramelos, bocadillos, zumos, cepillo de dientes, cepillo para el pelo, coleteros, los tickets de los supermercados y las siete bolas de dragón. No es de extrañar que cuando suena tu teléfono tardes dos horas en encontrarlo y que no consigas encontrar nunca las llaves de casa a la primera, por mucho que las pongas en el bolsillito interior.

via GIPHY

6. Pasar el aspirador los sábados por la mañana

No lo haces a propósito, al menos de manera consciente, pero desde que tus hijos salen los viernes, tu día favorito para hacer limpieza es el sábado, y cuanto más temprano, mejor. ¿Recuerdas cuánto lo odiabas cuando lo hacía tu madre?

via GIPHY

7. Limpiarle la cara a tu hijo con saliva

No tienes toallitas a mano y recurres al gran clásico que te enseñaron en tu casa. Tampoco es para tanto, aunque a ti te avergonzara muchísimo cuando lo hacía tu madre en la puerta del colegio.

via GIPHY

8. Equivocarte de nombre cuando llamas a tu hijo y decir todos los de tu familia antes

Desde que eres madre, a tu lista de preocupaciones habitual se han sumado otras muchas. Tu cabeza está a mil cosas a la vez y es normal que se te olvide algún que otro detallito, como las llaves, comprar el pan o el nombre de pila que tú misma elegiste para tu primogénito, por ejemplo.

via GIPHY

9. Hacer comida para cuatro familias más cuando se presenta una ocasión especial

Y si es en Nochebuena, estáis comiendo sobras o croquetas de sobras hasta Nochevieja.

via GIPHY

10. Salir a la calle vestida con lo primero que encuentras en el armario (pero de verdad)

Antes estabas una hora eligiendo qué ibas a ponerte para salir, aunque solo fuera al supermercado. Ahora tienes suerte si dispones de cinco minutos para ponerte el primer pantalón y la primera camiseta que ves encima de la silla.

via GIPHY

 

También te puede interesar:

1 comentario

  1. Confeti en los bolsillos
    Confeti en los bolsillos

    jajajajaj es cierto!! Aysss no sé si reír o llorar

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *