Los juguetes coleccionables y sus beneficios

Los juguetes coleccionables y sus beneficios

Si las estanterías de tu hijo/a están repletas de muñequitos, cochecitos, miniaturas y todo tipo de juguetes coleccionables, su mayor empeño es conseguir ese cromo que le falta, y no deja de pedirte que le lleves al parque para poder intercambiarlos con sus amigos/as, no hay lugar a dudas: tienes todo un coleccionista en casa.

Sapos y Princesas y El Corte Inglés se unen este mes para mostrarte las virtudes de los juguetes coleccionables y lo que pueden aportar a tus hijos/as.

Un hobby, que, si como padres sabemos gestionarlo, puede ir más allá de una simple diversión y aportar múltiples beneficios en nuestros hijos/as, como ayudarles a mejorar la constancia, el orden, la paciencia o la memoria.

Juguetes coleccionables como las muñecas, los vehículos a escala, circuitos y miniaturas o las figuras de acción despiertan esa pasión por el coleccionismo en los niños, que aprenderán y se divertirán con esta cuidada selección que os ofrecemos.

Muñecas Mix and Match

Coleccionar y jugar con las muñecas Mix and Match les ayuda a desarrollar la creatividad y potencia el gusto estético al intercambiar su ropa o sus peinados. Durante el juego se ejercita la motricidad fina al manipular los pequeños accesorios que incluye. Permite la reproducción de roles adultos y situaciones reales. Además, conseguir coleccionar estas muñecas y sus accesorios favorece la adquisición de hábitos de orden y organización.

Vehículos a escala y circuitos y miniaturas

Sin duda, estos juguetes son los que más consiguen llamar la atención de nuestros pequeños/as coleccionistas. Una oportunidad que podemos aprovechar para ayudarles a desarrollar la memoria y su capacidad de atención, estimular su imaginación, potenciar sus reflejos y capacidad de reacción y favorecer su organización espacial.

Además, coleccionar y jugar con este tipo de objetos ejercita su precisión manual.

Figuras de acción

Coleccionar figuras de acción, normalmente relacionadas con series y películas de animación o superhéroes, estimula la creación de historias fantásticas, favorecen la destreza manual, desarrolla la expresión verbal, fomenta el desarrollo del sentido moral (el bien y el mal) y facilita la canalización de la agresividad.

A través de esta sana afición, los niños aprenden a cuidar sus objetos más preciados, los juguetes que para ellos tienen un significado especial y un mayor valor sentimental que, sin duda, se verá incrementado a lo largo de los años. Y es que el coleccionismo es, en algunas ocasiones, una auténtica pasión que si conservamos en el tiempo puede volver a trasportarnos a nuestra época más feliz: la infancia.

Descubre más ideas para Aprender Jugando.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *