Vidas paralelas
¿Mismas oportunidades?

La vida de muchas personas transcurre en realidades paralelas, donde las oportunidades a las que tienen acceso condicionan sus aspiraciones a un futuro mejor. El lugar donde nacen, si son niños o niñas, si sus familias arrastran o no una situación de pobreza, determinan su destino.

Anaís vive en la comunidad rural de Cascas, en Perú. En su casa, reconstruida tras una inundación, no hay electricidad, gas, ni agua corriente; debe caminar 30 minutos al rio más cercano para conseguirla. Su dieta se limita al maíz, el arroz y la patata, que cultivan en su pequeño huerto; sin embargo la sequía, o las lluvias, condicionan cada año la cosecha.

Ayuda en Acción

Al otro lado del mundo, en Madrid, vive Nacho. Su realidad es mucho más acomodada. Su casa dispone de todo lo necesario para no pasar frio en invierno, ni calor en verano. Su dieta es equilibrada y el frigorífico siempre está lleno. Le llevan en coche al colegio y cuando hace buen tiempo, vuelve a casa caminando para jugar en el parque.

Nacho es buen estudiante, le gusta la tecnología y de mayor quiere ser creador de videojuegos. Irá a la universidad para hacer la carrera de ingeniería, como su padre. En el colegio cuenta con todos los medios necesarios para conseguir sus metas.

Ayuda en Acción

Anaís, a diferencia de su madre, tiene la suerte de recibir una educación. Camina más de una hora todos los días para ir a la escuela, los caminos son abruptos, en época de lluvia llega empapada a clase y en invierno el camino de vuelta se torna peligroso, porque se hace de noche. En el aula dispone de materiales educativos insuficientes y su profesora es consciente que con los medios adecuados la niña podría llegar lejos.

A los 12 años Anaís tendrá que dejar los estudios para trabajar con su familia en el campo, sin poder salir de la situación de pobreza.

Tú puedes cambiar el final de esta historia. Visita www.vidasparalelas.org o llama al 900 85 85 88.

Ayuda en Acción

Educación - Solidaridad

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *