El Día Mundial del Medio Ambiente es el mayor evento global que se celebra en favor del medio ambiente. Aunque las actividades se organizan durante todo el año será el día 5 de junio cuando tenga lugar el gran encuentro en defensa de nuestro planeta y sus recursos naturales. Canadá es el país anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente de 2017. Su espectacular y variado patrimonio natural es motivo de orgullo e identidad para los canadienses ya que, precisamente, esta abundancia de recursos naturales  sustenta la prosperidad económica del país —a través tanto del turismo como de su uso sostenible—, la salud y el bienestar de sus 36 millones de habitantes.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible Documento PDF declara la determinación de la ONU para “garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales”. En concreto, los objetivos 14 y 15 se centran en la conservación de los ecosistemas marinos y terrestres, así como en el uso sostenible de estos recursos

Conectemos con la naturaleza

Cada año, el Día Mundial del Medio Ambiente se organiza entorno a un tema y sirve para centrar la atención en una cuestión particular apremiante. El tema de 2017 se centra en la conexión de las personas con la naturaleza, y nos anima a que salgamos al aire libre y nos adentremos en la naturaleza para apreciar su belleza y reflexionar acerca de cómo somos parte integrante y lo mucho que de ella dependemos. Nos reta a descubrir maneras divertidas y apasionantes de experimentar y promover esa interrelación.

Mano conectando con el medio ambiente

Miles de millones de habitantes de zonas rurales en todo el mundo pasan su jornada diaria “en conexión con la naturaleza” y son plenamente conscientes de que dependen del suministro de agua natural y de que la naturaleza les provea de su modo de subsistencia gracias a la fertilidad del suelo. Estas personas son quienes sufren primero las amenazas que los ecosistemas afrontan, ya se trate de la contaminación, del cambio climático o de la sobreexplotación.

Por lo general, es difícil asignar un valor monetario a los dones de la naturaleza. Como ocurre con el aire limpio, no solemos apreciarlos hasta que pasan a ser un bien escaso. No obstante, los economistas están desarrollando maneras de medir el valor multimillonario de los denominados «servicios de los ecosistemas», que abarcan desde la actividad de los insectos cuando polinizan los árboles frutales, hasta los beneficios espirituales, para la salud o recreativos que aporta practicar senderismo.

El Día Mundial del Medio Ambiente comenzó a celebrarse en 1972 y desde entonces ha crecido hasta convertirse en una de las principales herramientas de Naciones Unidas para extender la conciencia sobre el medio ambiente, llegando incluso a impulsar la acción política en este campo. A través del DMMA, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) puede profundizar en las distintas cuestiones relacionadas con el medio ambiente así como promover el poder de todos para convertirnos en agentes de cambio que favorezcan un planeta sostenible y equlibrado. Es también un día en el que todos caminamos juntos para asegurar un hábitat más limpio, verde y agradable para nosotros y también para las generaciones del futuro.

Ver más de: Educación · Solidaridad · Consumo · Medio ambiente

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *