Vuelta a … la rutina. ¡Tómate tu tiempo!

Terminan las vacaciones de verano y llega la vuelta al cole, los nuevos horarios y la rutina.  Muy pocos son los niños que después del colegio no acuden a clases extraescolares. Las tardes de nuestros hijos, en muchos casos debido a los extensos horarios laborales de los padres, están ocupadas casi al 100% por actividades como inglés, música, deportes, etc. y apenas hay tiempo para jugar, estar con los padres, leer  o descansar. Hay una tendencia a sobrecargar de actividades el ocio de nuestros hijos, convirtiendo este tiempo en más obligaciones.

Esta sobrecarga de actividades, seguida de un ritmo acelerado a la hora de realizar las cosas e ir de una actividad a otra, provoca estrés y ansiedad emocional tanto en adultos como en niños. Por eso es importante aprender a gestionar el tiempo y los horarios familiares. Debe haber  un equilibrio entre obligaciones, tiempo libre y ocio. Para ello debemos tener en cuenta algunas ideas clave:

  • Las actividades extraescolares son positivas siempre que no se abuse de ellas y no sea una mera herramienta para tener a los niños ocupados.
  •   Es aconsejable que los niños practiquen una o dos actividades. Escoger actividades que les gusten y les motiven. Es importante hablar con ellos sobre sus gustos, qué actividad les gustaría hacer y por qué, explicarles qué opinamos nosotros  e intentar tomar una decisión con la que adultos y niños estén conformes. Así su actitud será positiva, disfrutarán y aprenderán.
  • Tanto niños como adultos han de saber que ambos deben tener tiempo libre para dedicarlo a lo que quieran. Tiempo para que los niños jueguen  y aprendan a gestionar su tiempo libre. Pero también tiempo libre para vosotros. Tenéis que tener tiempo para descansar, ir al gimnasio o salir a tomar algo. Este tiempo de desconexión es importante para evitar el estrés, por lo que has de reflejarlo en tu agenda o planificación como una actividad más.
  • No tengas prisa por hacer las cosas, disfruta de la rutina y dedica tiempo a tu hijo a diario. Ayúdale con los deberes solo cuando él te lo requiera y sea necesario, charla con él, leer cuentos juntos, dedícale tiempo para jugar en cualquier momento del día, durante el baño, en los trayectos o mientras desayunáis. Haz que la rutina sea algo lúdico.
  • Planifica actividades de ocio en familia y en pareja. Los fines de semana son perfectos para hacer cosas diferentes con tus hijos; como ir al cine, de excursión o hacer deporte juntos. También debes organizar momentos para disfrutar con la pareja, como una cena romántica, un paseo o ver un espectáculo.
  • Es importante que os hagáis un horario donde reflejar tanto la hora de hacer los deberes y de clases extraescolares  (en la web de Sapos y Princesas podéis descargaros un horario y el calendario escolar de este curso), como el tiempo libre personal para cada miembro de la familia, el tiempo de ocio familiar y el tiempo de ocio en pareja. De esta manera evitaremos que nuestro horario entre en una dinámica donde solo hay tiempo para las obligaciones, causando desmotivación y sobrecarga. Si esto ocurre,  tanto adultos como en niños sentirán estrés, ansiedad y frustración.
  • Por eso gestionar nuestro tiempo y añadir actividades lúdicas y de ocio, ayuda a que todas las actividades estén equilibradas, disfrutemos del día a día y por tanto nuestra actitud sea positiva.
  • Elaborad el calendario junto a vuestros hijos. Hacer un calendario bonito, que ellos os ayuden a escribirlo, a pintarlo o dibujar algo decorativo. Y colocarlo en algún sitio visible para todos, como la nevera o un rincón de notas que tengáis. De esta manera conseguimos que el calendario cobre importancia, pues todos hemos participado en la gestión de nuestro tiempo, esté visible para que cada día tengamos una referencia de cómo está organizado nuestro día y así podamos estar más relajados y disfrutar de la rutina.
  • Por último, tened en cuenta que el horario no es estricto. Es una guía para que nuestro tiempo esté equilibrado y dediquemos momentos para todo. Debemos ser flexibles y poder modificar o adaptar nuestro tiempo en función de las necesidades o intereses en cada situación.

Por Indira Retuerto

Pedagoga y educadora

www.pucherines.com

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *