5 Razones por las que limitar el uso de los smartphones a los niños según los estudios

5 Razones por las que limitar el uso de los smartphones a los niños según los estudios

Los padres cada vez están más preocupados con el uso indebido de las tecnologías por parte de los niños. Hace unos años causaba inquietud que los niños vieran mucho tiempo la televisión. En la actualidad la preocupación viene del uso excesivo de tabletas y smartphones. Por ejemplo en una tarde de verano aburrida, un niño puede estar más de cinco horas viendo la televisión y jugando con la tableta y el móvil. Los niños necesitan salir a la calle, jugar, divertirse y comunicarse con otros niños.

Incluso los bebés y los niños menores de seis años usan excesivamente estos electrónicos. Dolores de cabeza, problemas de cervicales o trastornos del sueño son algunos de los efectos negativos de este uso indebido. Hay que tener cuidado con la edad a la que les compramos el primer móvil a nuestros hijos.

Por primera vez se ha publicado un estudio que analiza cómo afecta a los menores de tres años y que concluye que influye negativamente en su forma de dormir. Según el estudio realizado en la Universidad de Londres hay una correlación muy clara entre el uso de pantallas interactivas por parte de niños de entre seis meses y tres años y una reducción en el tiempo que pasan durmiendo.

En concreto, por cada hora diaria que pasaban con las tabletas, reducían 26 minutos su sueño nocturno. La luz azul que emiten estos aparatos manda señales que confunden los ritmos naturales de sueño del cerebro.

Niña utilizando smartphone y ordenadorRazones por las que limitar el uso los smartphones a los niños

La Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría revelaron en un estudio 10 razones por las que los niños menores de 12 años no deben usar estos aparatos sin control. Según su estudio los bebés de 0 a 2 años no deben tener contacto alguno con la tecnología. De 3 años a 5 años deberían solo usarlo 1 hora al día y de 6 a 18 años solo 2 horas al día.

Entre las razones negativas que citaba este estudio vamos a resaltar 5 que pueden afectar a su vida diaria. No se trata de prohibirles un actividad que les encanta sin ninguna razón sino porque puede causar un daño real a los niños.

1. Afecta al desarrollo cerebral de los niños

El uso excesivo de las tecnologías según el estudio, puede acelerar el crecimiento del cerebro de los bebés de 0 y 2 años de edad. Esto podría asociarse con déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de la impulsividad y de la falta de autocontrol (rabietas).

2. Retraso en el desarrollo del niño

El excesivo uso de las tecnologías puede limitar el movimiento. Como consecuencia puede afectar al rendimiento académico, la alfabetización y la atención. Este sedentarismo puede llevar a un aumento de la obesidad infantil y a problemas de salud vasculares o cardíacos e incluso diabetes.

adolescente utilizando smartphone3. Alteraciones del sueño infantil

Los niños que utilizan de noche estos aparatos en sus habitaciones suelen tener más dificultades para conciliar el sueño. Los padres no suelen supervisar el uso de la tecnología en sus habitaciones. Esa falta de sueño afecta a su rendimiento académico.

4. Enfermedad mental

Algunos estudios comprueban que el uso excesivo de las nuevas tecnologías está aumentando las tasas de depresión y ansiedad infantil, trastornos de vinculación, déficit de atención, trastorno bipolar, psicosis y otros problemas de conducta infantil.

5. Demasiada radiación

La OMS, Organización Mundial de la Salud, clasifica los teléfonos celulares como un riesgo debido a la emisión de radiación. Los niños son más sensibles a estos agentes y existe un riesgo de contraer enfermedades como el cáncer.

Según el estudio los niños que usan demasiado las tecnologías son más pasivos y tienen problemas para interactuar o tener contacto físico con otras personas. Nuestros hijos tienen que dedicar más tiempo a jugar con otros niños o a mantener una conversación en familia es importante para que se socialicen.

Las nuevas tecnologías son parte de la vida de los niños en la actualidad y tampoco se las podemos prohibir.  Pero nunca los smartphones o las tabletas deberían sustituir a la lectura de un buen libro o a los momentos de juego con los hermanos o los amigos. Tenemos que intentar prevenir los efectos adversos y que nuestros hijos dediquen a la tecnología solamente las horas adecuadas.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *