"Perdemos personas muy especiales debido a los estereotipos"

Desde que somos pequeños nos educan y socializan de manera diferente dependiendo de nuestro sexo. Los estereotipos de género se inculcan inconscientemente en la infancia. Sin embargo, son muchos los movimientos sociales o acciones que promueven la igualdad.

En este sentido, Alba Alonso Feijoo, maestra y Doctora en Filología Inglesa, fundó Realkiddys, una plataforma que tiene como objetivo crear un punto de encuentro para defender la toma de decisiones de los niños en cuanto a sus gustos y no por lo que les impone la sociedad en base a su sexo. “Realkiddys se convirtió en el medio perfecto para compartir con mis colegas docentes, con padres y madres, y con la sociedad en general, mis conocimientos sobre lo dañino que puede llegar a ser limitar y etiquetar a la infancia a través de los estereotipos de género”, explica Feijoo.

Dichos estereotipos afectan por igual a niños y niñas. “Si bien estamos acostumbrados a señalar más los de las niñas debido a la lucha feminista por conseguir una igualdad de derechos y oportunidades, es cierto que los niños también los sufren. Desde pequeños enseñamos a los chicos a ser fuertes, a no llorar, a no mostrar debilidad, a no tener nunca miedo, a no expresar más emociones que ira o valentía…”.

“Estamos perdiendo personas muy especiales y diferentes por educarlas en base a un binarismo sin sentido…”, advierte la doctora. Pero, ¿qué podemos hacer como padres? Feijoo nos recomienda “dejarlos ser” y nos da algunos consejos para acompañarlos en aquellos mensajes que se escapan de nuestro control, ya que “no solo educamos padres y madres, educa la tribu. Y en la tribu están también los medios de comunicación y el resto de la sociedad”:

  • Ver la tele con ellos:
    -Dialogar sobre la ausencia de niños o niñas en ciertos anuncios publicitarios,
    -Hablar sobre roles de niños o niñas en dibujos o series.
    -Preguntarles su opinión sobre ciertas etiquetas en función del sexo.
  • Leer con ellos:
    -Un libro es una ventana al mundo, pero antes de adquirirlo hemos de ver a qué mundo. Si es un mundo solo rosa o solo azul, quizás no merezca la pena comprarlo.
    -Ofrecerles libros donde se rompan los estereotipos, donde haya niñas heroínas o niños sensibles, por ejemplo.
    -En el caso de que les gusten otro tipo de libros más estereotipados no deberemos prohibirlos, pero sí comentarlos con ellos.
  • Ser un buen ejemplo:
    -La igualdad se mama en casa. Si nuestros hijos e hijas ven cómo nos repartimos las tareas sin ningún tipo de estereotipo, lo aceptarán como normal.

Son muchas las ideas que podemos poner en práctica para que el mundo de nuestros hijos e hijas sea el que ellos decidan, no el que la sociedad quiera.

Fotografía: ntr23 (Flickr)

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *