Padres de hoy. Manual de uso práctico. Tecnología

Padres de hoy. Manual de uso práctico. Tecnología

Los padres de hoy tenemos que hacer frente a nuevos retos, muy diferentes a los que nuestros padres tuvieron cuando nosotros crecíamos y aprendíamos. Las nuevas tecnologías nos han permitido vivir en un mundo en el que podemos saber en cada instante que está pasando en cualquier parte del planeta, a tan solo una pantalla de distancia, pero también nos dan más de un quebradero de cabeza, y no solo tenemos que aprender nosotros a manejarlas, sino que también tenemos que enseñar a nuestros hijos a hacer un uso apropiado de este nuevo sistema que ha revolucionado nuestra forma de comunicarnos.

En este manual para padres de hoy ya hemos abordado algunos aspectos muy importantes en la educación de los hijos, como son los estilos de crianza, aspectos básicos de la educación y los problemas sociales.

En esta ocasión nos centramos en los medios digitales, las redes sociales y las nuevas tecnologías.

Un niño juega con una tablet
Un niño juega con una tablet | Fuente: Shutterstock

Pantallas y dispositivos electrónicos

Puedes tratar de criar a un niño alejado de los dispositivos electrónicos, pero seamos honestos, estás leyendo esto desde una pantalla. Como todo lo demás, el desafío está en poner en una balanza qué sería lo ideal y cuál es la realidad para llegar a un equilibrio. Comienza por pensar acerca de las experiencias positivas relacionadas con los dispositivos electrónicos, aquellas que sirvan para contribuir en la educación o el tiempo de ocio de tu hijo: ver una película en familia, leer un libro en un iPad o hacer videollamadas a familiares que se encuentren lejos. La tecnología juega un papel muy importante en nuestras vidas, y también, en la de tu hijo.

“La tecnología es solo una herramienta y tiene una parte extremadamente enriquecedora para los niños”, dijo Scott Steinberg, co-autor de La guía de los padres modernos para Facebook y redes sociales. 

Según Ana Homayun, autora del libro Bondades de las redes sociales: ayudando a adolescentes y preadolescentes a desarrollarse en un mundo digital desbalanceado, los teléfonos móviles, tablets y redes sociales les dan la oportunidad de pensar con responsabilidad sobre cosas que no habían hecho antes, como compartir información privada o una foto inapropiada. Les pone en la posición de tener que decidir si compartir o no un material privado que puede ser suyo o de otra persona, y ellos son quienes tienen que valorarlo, pero siempre bajo la supervisión de sus padres, quienes tienen que enseñarles qué está bien y qué está mal en todos los aspectos de su vida, también en las redes sociales.

Y es aquí cuando surge la pregunta, ¿cuáles son las nuevas normas básicas a seguir una vez que la tecnología ha invadido nuestras vidas? Steinberg recomienda establecer reglas familiares que determinen cuándo puede ser utilizado un dispositivo, y tener una clara política acorde a la edad para que los niños sepan lo que pueden y lo que no pueden hacer.

Algunas de las normas son apropiadas para todos, incluyendo a los padres, como:

  • Nada de teléfonos en la mesa a la hora de comer.
  • Nada de pantallas una hora antes de dormir.

Es importante practicar lo que predicas, además de pasar tiempo en comidas y conversaciones familiares, los padres deben tomarse el tiempo para sentarse con sus niños y mirar lo que están haciendo en línea, en lugar de dejarlos solos con sus dispositivos como niñeras.

Dispositivos en la mesa
Padres riñendo a sus hijos por utilizar dispositivos electrónicos a la hora de comer | Fuente: Shutterstock

Los padres como modelos digitales a seguir

Debes respetar la privacidad de tu hijo tanto como respetas la privacidad de tus amigos, familiares y colegas. Por más bonito que te pueda resultar publicar fotos de un bebé desnudo, piensa en un futuro. Puede que esa no sea la imagen que tu hijo quiera recordar dentro de 15 años.

“Necesitamos, desde una temprana edad, enseñarles lo que es el consentimiento”, asegura Homayoun. “Esto no comienza cuando un niño tiene 15, 16 o 17 años. Comienza cuando un niño tiene 3 años y no quiere abrazar a su tío”. O cuando no quiere que tú publiques ese video de él llorando por un juguete perdido.

Nuestros hijos crearán huellas digitales a medida que crezcan, y uno de nuestros trabajos será ayudarlos, guiarlos y hacerles pensar sobre cómo se verán las fotografías y el material que subimos a las redes dentro de unos años. Puedes comenzar por respetar su privacidad y aplicar los mismos estándares durante su vida.

Juguetes tecnológicos

Hay muchos juguetes tecnológicos que puede aportarles a tus hijos experiencias muy enriquecedoras que le ayudarán a crecer y desarrollarse como persona. Sin embargo, con los niños más pequeños es recomendable que jueguen con juguetes analógicos, como los bloques de construcción, rompecabezas, pintura de dedos y todos los que ofrezcan una buena experiencia táctil y motriz. A medida que vayan creciendo, algunos juegos de alta tecnología les animarán a pensar dinámicamente, a resolver problemas y a expresarse creativamente.

“Estos juegos de alta tecnología pueden ser una oportunidad para acercarte a tu hijo y aprender más acerca de lo que piensan y sus intereses”, afirma Steinberg. Algunos juegos animan a los niños a ser parte de un equipo, o a liderar uno, y otros les permiten ser más animados de lo que son en la vida real.

¿Cuál es la edad adecuada para empezar a tener teléfono móvil?

“Muchos expertos dirían que a los 13 años, pero la respuesta más práctica es cuando ellos lo necesiten: cuando ellos estén fuera de tu supervisión directa”, asegura Steinberg. Homayoun los recomienda para contextos más específicos, como excursiones o viajes sin los padres.

Considera darles acceso progresivo a la tecnología y recuérdale que los privilegios y las responsabilidades van de la mano.

Pero no solo la tecnología supone un nuevo reto para esta nueva generación de padres. Otros de los aspectos más importantes que debemos tener en cuenta es cómo conseguir conciliar nuestra vida laboral con la vida familiar.

En el próximo apartado de este manual te hablamos sobre cómo gestionar nuestro tiempo y el de nuestra familia, además de encontrar momentos para nosotros mismos.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *