Leopoldo Abadía: "Debemos querer a nuestros hijos como son, no como nos gustaría que fueran”

“Quererse mucho con pequeños detalles” fue el lema de Leopoldo Abadía en la XI edición de El Chupete, que se celebró en Madrid el 8 y 9 de julio, y cuya protagonista fue la creatividad infantil. Abadía, Doctor en ingeniería industrial y distinguido analista de la crisis económica actual, también es conocido por su numerosísima familia y por haber escrito libros como 36 cosas que hay que hacer para que una familia funcione bien: ”En verdad pensaba hacer 26, se equivocaron en el título y finalmente escribí  53”, bromeó durante la ponencia.

En calidad de padre y abuelo, Abadía recogió los principales valores generacionales y la importancia de la creatividad para el mantenimiento de una familia de 12 hijos y 45 nietos como la suya. “Hay que tratar una por una a las personas, no se pueden tratar en bloque. Hay que querer a nuestros hijos como son, no como nos gustaría que fueran. Hay que escuchar no cuando tú quieres, sino cuando quieren ellos. Las reuniones familiares para contarse las cosas no se planean. En definitiva, todo se compone de pequeñas cosas”. Durante la conferencia recordó algunos de esos ‘pequeños detalles’: “Cuando he viajado siempre he llamado por las noches a casa. En lugar de decir inmediatamente a mis hijos “pásame a tu madre”, mantenía una conversación con ellos para que no fueran un mero hilo conductor aparte del teléfono. Les preguntaba qué tal estaban, por los exámenes, etc.”

Según el profesor y escritor, existen valores fundamentales que permanecen inmutables a la hora de educar, como la sinceridad, la bondad, la honradez y la lealtad. Sin embargo, hay ciertos rasgos diferenciales entre la generación actual y la suya: “actualmente, el concepto ‘forrarse’ está muy vinculado a estudiar una carrera que tenga buenas salidas profesionales. También es cierto que mi generación es más austera, hemos vivido una posguerra y tampoco gastábamos tanto. Pero hay que decir que los jóvenes de hoy en día son más quejicas”. Y se muestra tajante cuando se trata de los estudios: “en mi casa es obligatorio estudiar una carrera, la que quieran, la que les guste. Y después es obligatorio ser el mejor en ella. Entonces, les irá bien. Si no les gusta, les irá mal”.

Abadía, como patrono de honor de la Fundación Alia2 -la cual lucha por internet seguro, en contra del acoso escolar y la pornografía infantil– nos explicó los riesgos de Internet: “En las conferencias que damos, explicamos los riesgos a padres y a niños para que no expongan sus datos personales en la red. Se encuentran millones de páginas web de pornografía infantil y casos de jóvenes que sufren o han sufrido acoso”.

Además, como ‘economista esperanzado’, el analista recomienda prevenir a los niños respecto al ‘todo vale‘ que corre el riesgo de extenderse desde algunos altos ámbitos de la política al resto de la sociedad, tanto en el aspecto personal como en el laboral: “lo que se hace repetidas veces no puede verse como ‘normal’, es ‘anormal frecuente’ y creo que hay que transmitir a los jóvenes que no todo vale. En ese sentido sí que hay que volver al viejo valor de la honestidad y de no ser un trepa”. Leopoldo concentra dichos valores en dos conceptos: empresa y familia: “Yo lo llamo ‘unidad vital’. Quien no es fiel a su mujer, marido o a su familia. ¿Por qué lo iba a ser a una empresa?”.

En definitiva, Abadía propone mantener a la familia unida a través pequeños gestos y detalles y mediante la transmisión de valores.

Por: Gemma García

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *