El duelo de un niño ante la pérdida de un progenitor

silvia-alavaA todos los padres nos ha preocupado alguna vez que nuestros hijos tengan que pasar por la muerte de alguno de sus progenitores cuando aún son pequeños. ¿Cómo y cuándo se le comunica a un niño una noticia tan tremenda? ¿Cómo pasa el duelo un niño? ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos ante una situación así?

Para responder a estas dudas hemos hablado con la psicóloga Silvia Álava, directora del Área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes, y autora del libro Queremos hijos felices (JDEJ editores, 2014).

Silvia Álava: “Los niños no entienden el concepto de no retorno”

¿Cuándo debemos comunicar a un niño una noticia tan traumática como puede ser la muerte de uno de sus padres?Partiendo del hecho de que nunca es buen momento, no hay que esperar mucho tiempo para comunicar al niño la muerte de su progenitor. Lo ideal es que el adulto que se lo transmite sea el otro padre, y que pueda estar lo más “entero” posible. Pero no siempre se puede conseguir, y la espera y la incertidumbre si esperamos a que el padre o la madre lo haya superado, puede ser peor.

Los niños necesitan saber lo que pasa, se dan cuenta de que algo terrible ha ocurrido, al ver las reacciones de los adultos, que no están sus padres…

En ningún caso podemos mentir, le diremos la verdad, de la forma más dulce posible y adaptando la información a su edad. La gestión del silencio y de la incertidumbre o las mentiras casi nunca darán buen resultado.

Una vez elegido el momento, ¿qué le decimos?
Es muy importante no dar más información de la necesaria. A los niños hay que decirles que la persona en cuestión ha muerto pero no hace falta darle más explicaciones sobre las causas ni detalles sobre el fallecimiento. No los necesitan.

Algo que les ayuda a entender la muerte es hablarles de una mascota, el típico pez naranja de feria que se les murió. Por muy duro que nos parezca, los niños tienen que saber que la vida termina.

Independientemente de nuestras creencias religiosas hay que ser claros en el mensaje, no debemos utilizar aforismos ni metáforas como “se ha ido”, para no crear falsas expectativas sobre la vuelta del ser querido. Los niños, sobre todo cuando son muy pequeños, no entienden el concepto de no retorno. Por lo que hay que explicarles que está muerto y que nunca lo volverán a ver. Se pueden incluir explicaciones religiosas como que está en el cielo… pero hay que explicarles que el cielo es metafórico, no es un lugar al que nosotros podamos ir, porque puede ocurrir que algunos niños piensen que va a volver y eso les puede crear mucha confusión.

¿Qué podemos esperar de la primera reacción de un niño?
Las primeras reacciones pueden ser tremendamente dispares. Van a depender mucho, de la edad y de las variables de personalidad del niño. Puede haber niños que se queden en estado de shock, es decir, que al principio no se den cuenta de lo que está pasando, no lo asuman y necesiten un tiempo para asimilarlo y empezar a hacer su duelo, sin embargo, habrá otros niños que de entrada sí se queden tremendamente afectados.

No podemos pensar que la reacción es siempre la misma, va a depender mucho del niño. Pero lo que siempre debemos hacer es respetar los tiempos propios de cada niño. Hay que dar a cada uno el tiempo que necesite. Lo importante aquí es saber que el duelo tiene sus fases y que no nos las podemos saltar, todo lleva un determinado tiempo.

¿Debe un niño ir al funeral de su padre o de su madre?
También en esto va a haber muchas diferencias individuales, va a depender mucho de las características y personalidad de cada niño, así como de su edad.

Hay que tener muy presente que ir a un tanatorio a ver el féretro de cualquier familiar es muy doloroso, cuanto más de un padre o una madre. Así que en absoluto debemos forzar la situación.

Nada va a aportar la presencia de un niño en estas situaciones y con niños muy sensibles lo único que conseguiremos es que lo pasen francamente mal. Lo que sí debe hacer siempre el niño es despedirse, pero lo puede hacer a través de una carta, yendo a posteriori al lugar donde descanse el cuerpo o hacerlo de forma figurada… cuando haya pasado ya un tiempo. La despedida es clave para poder empezar el duelo, pero esto no implica, de ninguna manera, que la despedida deba ser de cuerpo presente.

¿Qué pasa cuando despiertan sentimientos de culpabilidad?
En ocasiones hay niños que se sienten culpables por no haberse portado bien con su padre o con su madre, o incluso que relacionan la muerte con algo que ellos hicieron o dijeron, por eso, hay que explicarles lo que ha pasado, si ha tenido un accidente, una enfermedad… (pero sin entrar en muchos detalles) explicándoles que ellos no tienen la culpa de lo ocurrido.

Una respuesta muy habitual en estos casos, es que los niños se sientan inseguros ante la nueva situación, no solo por la tristeza del momento, sino porque se plantean que al otro progenitor también le puede pasar algo, que la gente se puede morir y desaparecer de un día para otro y que en un momento dado se puede quedar solo. Por eso será fundamental dar al niño mucha seguridad, haciéndole ver que el progenitor superviviente no está enfermo, que no le va a pasar nada… La inseguridad es una respuesta muy habitual en los niños quizás no de manera inmediata pero sí un poco más a medio plazo.

¿Qué otros síntomas puede manifestar a medio plazo?
A corto plazo el niño se puede sentir muy triste, incluso con rabia ante la perdida del progenitor. Estas reacciones son normales y hay que permitirles que las expresen. Hay que dejar que el niño llore todo lo que quiera y exprese sus sentimientos, a medio plazo puede haber síntomas de regresión y, sobre todo, ese sentimiento de inseguridad.

El niño estará triste y hay que hacerle ver que es normal que se sienta así. No pasa nada si ve que los adultos también lloran, porque es normal llorar la muerte de un familiar cercano, sobre todo, en un primer momento. Cuando en un primer momento no lloramos, por lo general, lo que estamos haciendo es retrasar el duelo.

¿En qué momento debemos pedir ayuda a un psicólogo o un especialista?
Antes de pedir ayuda a un psicólogo lo primero que hay que hacer es hablar siempre con el colegio. Para que sus profesores estén informados, para que le puedan dar apoyo, para que le arropen un poquito… y no solo en el momento del desenlace, también a posteriori en el colegio deben conocer la situación, que el niño es huérfano de alguno de los progenitores para que se tenga en cuenta en el colegio a la hora de llevar a cabo las actividades familiares, como el día del padre o de la madre, y gestionar adecuadamente estos temas desde allí. 

Es muy importante también contar con los amigos. En un momento así no debemos plantearnos cosas como cambiar al niño de colegio, ni de su entorno, es decir, no quitarle las cosas que le dan un poco de seguridad, y que pueda contar con el resto de familiares, amiguitos, colegio…

¿Cuánto puede durar el duelo y cómo valorar si no se está superando?
El duelo depende de cada persona y de cada situación pero lo normal es tener un mínimo tres meses. Ahí es cuando tenemos que estar pendientes y valorar si la ayuda de un profesional puede ser necesaria:

  • Cuando vemos que el duelo dura más de lo normal.
  • Cuando el niño no asume la pérdida.
  • Si ha habido comportamientos regresivos, es decir que el niño deje de hacer cosas que hacía antes.
  • Notarlo apático, que no sonríe, que no tiene ilusión…

De la misma manera, debemos estar muy atentos a las señales de su comportamiento, analizar sus sentimientos, ver qué cosas dicen, qué cosas dibujan.

El objetivo es que se vaya superando la situación de muerte del progenitor, poco a poco, de forma que lo pueda integrar en la vida cotidiana y lo pueda verbalizar con normalidad, contándole a un amiguito, o a alguien que le pregunte, que no tienen papá o mamá. En el momento que esto ocurra, será un buen síntoma de que el duelo se está superando.

¿Es bueno que hablemos con el niño del tema?
Es bueno que el niño sienta que siempre que él quiere hablar del tema puede hacerlo. Y que siempre que quiera expresar “estoy triste” “echo de menos a mamá/papá”… va a ser respetado y comprendido y le vamos a decir que, por supuesto, que lo entendemos porque nosotros también lo echamos de menos.

Lo que en ningún momento queremos es borrar esa etapa de su vida, pero el objetivo es que lo integre. El mensaje que le tenemos que dar es que podemos aprender a ser felices a pesar de estar tristes y echar de menos a esa persona. La tristeza no debe impedirnos hacer las cosas cotidianas, el niño tiene que proseguir su vida, debe entender que es normal que esté triste pero debemos enseñarle que esa tristeza no debe interferir en su día a día y se traduzca en temas como fracaso escolar o aislamiento, o dejar de realizar actividades, que es lo último que queremos que ocurra. 

¿Puede pasar el niño en este caso por un estrés postraumático?
El estrés postraumático es un diagnóstico muy concreto que ocurre cuando la persona ha estado sometida a una situación especialmente traumática que hace que lo pueda recordar intensamente. Está más asociado a personas que han vivido un trauma en primera persona, esto ocurre cuando el niño ha sido víctima de un accidente, un atentado, una agresión, un robo… pero ante la muerte de un familiar cercano, si el niño no ha estado en el momento del accidente, no hablamos tanto de estrés postraumático sino de tristeza o duelo por la pérdida del familiar.

¿Debe el padre/madre pedir ayuda a un profesional?
Efectivamente, hay veces que el que acude y necesita ayuda profesional no es solo el niño, o niños en caso de que sean varios hermanos, sino el adulto, al que además de la muerte del familiar se le suma una carga extra de responsabilidad. En estos casos, será fundamental trabajar con ambos, tanto con  el padre como con el hijo. Hay mucho trabajo que se debe hacer de manera individual tanto con el niño como con el adulto.

¿Qué mensaje positivo lanzaría a un padre/madre que se tenga que enfrentar a esta situación?
En mi experiencia como psicóloga el mejor pronóstico, es decir, los niños que mejor salen adelante, son los que cuentan con un adulto superviviente que supera bien el duelo, tira del niño, trabaja con él, se muestra comprensivo y fuerte… en esos casos los niños lo superan antes y sufren menos.

Cuando el progenitor superviviente, independientemente del rol de género, no sobrelleva bien el duelo, los niños lo pasan especialmente mal. Por eso, debemos tener en cuenta que es una responsabilidad extra que recae sobre dicho progenitor: además, de superar su propio duelo debe de encargarse él solo de el niño y aportarle los recursos necesarios para que el niño lo supere.

 Por Cristina Jaramillo

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *