¡Dile adiós a los piojos, de forma natural!

¡Dile adiós a los piojos, de forma natural!

Cada otoño, vuelta al cole. Y con ella, nuevas asignaturas, tal vez nuevos compañeros de pupitre, nuevos profesores y, por si fuera poco: piojos. El rascado insistente de la cabeza ante la presencia de estos insectos y sus liendres acaba produciendo pediculosis.

La aparición de piojos es un problema recurrente cada año. Su sola mención hace que nos pique la cabeza.

Hoy en Sapos y Princesas, hablamos con el presidente de la Asociación Nacional de Profesionales y Autónomos de las Terapias Naturales, COFENAT, Roberto San Antonio-Abad, que nos explica qué son y cómo eliminarlos correctamente de forma natural sin dañar el cuero cabelludo.

Presidente de la Asociación Nacional de Profesionales y Autónomos de las Terapias Naturales, COFENAT, Roberto San Antonio-Abad
Presidente de COFENAT, Roberto San Antonio-Abad

¿Qué son los piojos?

El Pediculus humanus capitis o piojo de la cabeza, es un insecto hematófago que parasita exclusivamente al ser humano. De adulto tiene unos 2-3 mm de largo y es de color marronáceo. Vive 30 días en el huésped, y fuera de él sobrevive un máximo de tres días.

¿Qué síntomas presenta la infestación?

El síntoma más común es el picor constante, aunque éste sólo se manifiesta en el 14-30% de los casos. El otro síntoma más evidente es la irritabilidad. El picor se debe a una reacción alérgica a la saliva del piojo, pero dependiendo de cada persona puede tardar una o dos semanas en aparecer por lo que puede ser que la infestación esté ya muy extendida cuando pica la cabeza. Este rascado intenso puede llevar a excoriaciones e infecciones secundarias por lo que hay que vigilar constantemente. En una infestación típica, suelen encontrarse unos diez piojos adultos, junto con multitud de liendres y larvas. La constante sensación de cosquilleo o de algo que se mueve sobre el cabello puede producir irritabilidad y mal humor que es el otro síntoma frecuente.

Dile adiós a los piojos
Fuente: Flickr CC Gilles San Martin

Aceite de árbol de té y vinagre de manzana: ¿aliños contra los piojos?

El uso continuado de productos farmacéuticos está desaconsejado por los propios fabricantes y puede ocasionar eczemas y a la larga, resistencia a los piojos.

Los tratamientos pediculicidas tópicos comercializados en España son la permetrina y otras piretrinas sintéticas, el malatión o el lindano. Todos estos productos son eficaces en el piojo adulto pero ninguno es eficaz totalmente en lo que a las liendres se refiere, por lo que es imprescindible la liendrera.

A nivel externo, el tratamiento tópico natural más recomendable es el aceite esencial de árbol de té. Su efectividad puede variar en función del grado de concentración, pero prácticamente todos son eficaces en la eliminación de los piojos, e incluso en su prevención. Mientras se aplica al niño el champú que habitualmente se usa para el baño, hay que verter la cantidad determinada por el Naturópata, habitualmente unas diez gotas, del aceite de árbol de té.

Todo ello se aplica en el cuero cabelludo con suaves masajes y se deja reposar mientras se termina de bañar al pequeño. En el último aclarado, se remata el tratamiento usando vinagre de manzana ecológico para debilitar las liendres. De esta manera, ayudaremos a que se desprendan con más facilidad en el peinado posterior.

El aceite de neem y la esencia pura de lavanda y la de geranio también son opciones naturales eficaces contra la pediculosis.

¡Dile adiós a los piojos!

¿Y para prevenir?

Es recomendable también usar a diario, para la prevención de los piojos, agua de colonia y verter una gota de aceite de árbol de té detrás de cada oreja y en la parte superior de la cabeza.

También recomiendo peinar a los niños todos los días con una liendrera con el pelo mojado. Además, hay que tener en cuenta que los piojos se alimentan de sangre. Un exceso de carnes rojas o golosinas son los principales causantes de la intoxicación en la sangre, así es que el consumo diario de verduras y frutas frescas se convierte en un gran aliado para la prevención de los piojos.

Por supuesto que no hay que olvidar una constante observación y recomendar a los pequeños cepillarse el pelo varias veces al día. Por otra parte, se han mostrado efectivas las infusiones de diente de león. Pero soy consciente de la dificultad para que los niños consuman determinadas infusiones, así es que se puede probar con jarabes realizados a base de plantas depurativas, de venta en herbolarios, que, al ser diluidos en agua, ayudan a purificar el organismo.

En este caso, la indicación sobre la cantidad a ingerir debe ser descrita por un Naturópata en función del peso y la edad del niño. Eso sí, nunca se deben utilizar pediculicidas químicos como tratamiento preventivo, así sólo se consigue desarrollar una resistencia a estos productos. Finalmente, la mejor manera de prevenir en otros niños es avisar al colegio y a familiares de que los nuestros tienen piojos.

¿Por qué estar pendientes a la semana de haber terminado con ellos?

Debido a su ciclo reproductor. La hembra adulta puede poner hasta 300 huevos o liendres, 10 por día. Los huevos se abren en siete o diez días, dejando salir larvas, que alcanzan su maduración, es decir, se convierten en piojos, en otra semana o doce días. Así vuelve a repetirse el ciclo.

¿Cómo evitar el contagio?

El piojo se transmite por contacto directo entre cabezas. Podemos desterrar la idea de que el piojo salta o vuela. Hay que enseñar a los niños a no estar cabeza con cabeza y a no compartir cepillos, gorros, etc. A los piojos les gustan menos los cabellos cortos o recogidos.

Y ya que tenemos este aceite esencial de árbol de té en casa, ¿para qué más podemos usarlo?

El aceite de árbol de té tiene otras muchas otras aplicaciones: es ideal para desinfectar heridas, para el acné, para paliar la picazón de las picaduras de mosquitos y la aparición de hongos.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *