Acosadores online: Todo lo que los padres deben saber

Hablarle a los niños y adolescentes sobre los acosadores online les da las herramientas necesarias para manejarse en un mundo digital.

Todos los padres o tutores se preocupan en algún momento por los depredadores en línea. Y aunque es prudente ser precavido, los hechos demuestran que en realidad es bastante raro que los niños sean contactados por adultos desconocidos que busquen comunicación de tipo sexual. Por supuesto, es natural preocuparse cuando tu hijo entra en un mundo desconocido. Pero en lugar de actuar por impulso, basado en la mayoría de las ocasiones en el miedo, ármate a ti mismo con los conocimientos para que puedas ayudar a tu hijo a actuar de la forma más astuta, precavida e inteligente posible. Si las preocupaciones abajo descritas resultan ser ciertas, utiliza alguna de estas estrategias para ser proactivo y proteger a tus hijos, lograrán que estén más seguros y te ayudarán a sentirte mucho mejor.

El 9% de los niños que usan internet recibieron una solicitud sexual indeseada en 2010.

Acosadores online: Todo lo que los padres deben saber

Caso 1

La preocupación

Cada vez que leo las noticias, encuentro un artículo sobre algún degenerado que trató de contactar con un niño en un juego.

Los hechos

  • De acuerdo al Estudio Sobre Seguridad Juvenil en Internet de la Universidad de New Hampshire, los informes de solicitudes sexuales indeseadas cayeron un 53% entre el año 2000 y el 2010. Para el año 2010 solo el 9% de los niños que usan internet recibieron una solicitud sexual indeseada.
  • Dicho informe también encontró que dos tipos específicos de contacto – las solicitudes de encuentros offline y las situaciones que los niños encontraban extremadamente perturbadoras – cayeron entre el 2005 y el 2010.
  • Cuando existe un informe sobre un acosador online (como el caso de Roblox en 2017), los portales de noticias múltiples se lanzan sobre la historia, y usualmente aparecen en muchos medios durante una semana o dos, así que puede dar la sensación de que es más común de lo que realmente es. Además, resultan ser artículos virales, dado que juegan con los miedos de los padres o tutores de los niños.
  • El Centro de Investigaciones Contra los Crímenes Infantiles de la Universidad de New Hampshire avisan de que es más probable que los niños se vean más presionados entre ellos mismos a enviar o publicar contenido sexual que por un adulto.

El contacto con los acosadores online sucede sobre todo en salas de chat, en redes sociales o en la función de chat de los juegos multijugador

La estrategia

Más que inspirar miedo en nuestros hijos, deseamos proveerlos con información. Así que cuando hables con ellos, explícales que existe la posibilidad de que alguien se les acerque a través de internet para obtener información personal sobre ellos, intercambiar fotografías o proponer encuentros en persona. No es la norma, y no es motivo para sentirse asustado todo el tiempo. Es simplemente una razón para estar alerta y saber que si alguien comienza a pedir información personal o a hablar sobre cosas relacionadas con el sexo, es momento de buscar ayuda de un adulto.

Caso 2

La preocupación

No puedo seguir todos los medios que mis hijos usan, así que no sé de qué juegos y aplicaciones debería estar al tanto y alerta.

Establece reglas sobre con quiénes pueden chatear, por ejemplo, solo con personas que conozcan en la vida real.

Los hechos

  • De acuerdo al Diario de Política Pública de Nueva Inglaterra, el contacto con los acosadores online sucede sobre todo en salas de chat, en redes sociales o en la función de chat de los juegos multijugador (Roblox, Minecraft, Clash of Clans, World of Warcraft, entre otros).
  • La mayor parte de los juegos para niños – como Roblox y Animal Jam – poseen funciones integradas que están diseñadas para prevenir comentarios inadecuados. Aunque dichas funciones suelen tener fallos, sí suelen ayudar.
  • Los juegos que no han sido diseñados solo para niños poseen menos controles, funciones y garantías de protección.
  • Cualquier aplicación o espacio en línea que permita contacto con extraños sin moderación o verificación de edades puede permitir el contacto entre los niños y adultos extraños.
  • Los adolescentes a veces visitan webs de adultos, salas de chat, y aplicaciones de citas por curiosidad con respecto al sexo y al romance.

La estrategia

Primero, mantente al tanto de lo que tus hijos hacen en línea preguntándoles qué apps, juegos y otros medios usan. Si se encuentran en las redes sociales, hazte su amigo o síguelos. Fija reglas con respecto a la hora y las webs donde pueden utilizar sus dispositivos – por ejemplo, prohibiendo el uso de las tablets y los teléfonos mientras estén en sus habitaciones. Fíjate cómo chatean – ¿lo hacen a través de una aplicación o a través de la mensajería de sus teléfonos? (si utilizan una aplicación, no será fácil para ti verlo, así que solicita revisiones ocasionales.) Establece reglas sobre con quiénes pueden chatear, por ejemplo, solo con personas que conozcan en la vida real. Si tu hijo es un gamer, hazle estas preguntas para hacer un sondeo más profundo: ¿Te gustan los juegos multijugador y por qué? ¿Chateas con otros mientras juegas? ¿Qué tal ha sido tu experiencia hasta ahora? ¿Qué harías si alguien que no conoces te contacta? Ayúdales a ajustar la privacidad de sus dispositivos para limitar los contactos en sus juegos.

Caso 3

La preocupación

Ni siquiera entiendo cómo funciona esto : ¿Un adulto se hace pasar por niño, y luego les plantea encontrarse personalmente?

Los hechos

  • Solo el 5% de los acosadores online finge ser un niño. La mayor parte revela que son adultos, lo que resulta especialmente atractivo para los niños y adolescentes entre 12 y 15 años de edad, en quienes se centran usualmente.
  • Algunos acosadores online comienzan conversaciones sexuales o piden fotos de forma inmediata y retroceden si les son negadas. Están en ese medio para obtener resultados inmediatos.
  • En contraste, a algunos depredadores les atrae la cacería, siendo esta el proceso de escoger a una víctima potencial para el acoso sexual infantil: Buscan una red social y salas públicas de chat para aprender primero sobre el niño.
  • Cuando ya escogen a alguien, comienzan con la fase de acoso, que normalmente involucra hacerse amigos del objetivo, lograr que las conversaciones personales aumenten de forma progresiva para así generar confianza, dirigir los medios de conversación hacia otras plataformas (como la mensajería instantánea), solicitar fotos, y finalmente el encuentro offline.
  • A veces, si un niño comparte alguna foto comprometedora, el acosador la usará como medio de extorsión sexual (denominado este hecho comúnmente como sextortion en inglés), que involucra solicitar más fotos o contacto bajo amenazas de exponerlas o hacerle daño.

La estrategia

Normalmente, les decimos a los niños que no hablen con extraños ni compartan información personal, pero la relación en internet de un niño con otra persona puede sentirse tan real como aquellas que se presentan en su vida offline. Así que, antes de que comiencen a chatear con cualquier persona, los niños deben conocer información básica sobre el civismo digital y la privacidad en línea. Por ejemplo, los niños nunca deben compartir su número de teléfono, dirección, ni siquiera su apellido con alguien que no conocen. También, compartir fotografías sexy o ser sexualmente abierto a través de internet deja un legado indeseado, con o sin adultos lascivos de por medio, así que es necesario que les enseñemos a nuestros hijos a ser conscientes sobre el impacto de las huellas digitales que dejan. Además, tener las fotografías desnudas de un menor de edad, incluso si eres menor de edad, infringe la ley, con lo que los adolescentes pueden tener problemas legales. Finalmente, es importante enseñarles a los niños que si alguien les pide a través de un chat fotos sexy, esa persona no es su amigo, no importa lo guay o comprensivo que parezca.

Los niños nunca deben compartir su número de teléfono, dirección, ni siquiera su apellido con alguien que no conocen.

Caso 4

La preocupación

¿Cómo puedo siquiera saber si esto le sucede a mi hijo si él no me lo cuenta?

Los hechos

  • Los depredadores escogen niños que publican fotos reveladoras y se involucran en conversaciones sexuales online.
  • Existe una investigación que intenta determinar cuáles son las edades de mayor riesgo, aunque no se ha llegado a un consenso al respecto. En apariencia, las edades de mayor riesgo son entre los 12 y los 15 años, y las niñas son víctimas con mayor frecuencia que los niños.
  • Los adolescentes varones que se encuentran cuestionando su sexualidad son el segundo grupo de mayor riesgo, porque suelen creer que conversar al respecto de estos temas online es más seguro que hacerlo en la vida real.
  • Algunas veces, los adolescentes se presionan entre sí para contactar a extraños vía internet, y pueden tomarlo como un juego.
  • Los adolescentes buscan sentirse especiales, queridos, atractivos y comprendidos en este momento en el que comienzan a tomar distancia de sus padres, así que un amigo de mayor edad que esté muy interesado en ellos puede hacer que se sientan especiales y llegar a emocionarles.
  • La mayor parte de las veces, los adolescentes se relacionan con los acosadores de forma espontánea, aunque la mayoría de las veces las mantienen en secreto.
  • Si tu hijo se aísla y se vuelve reservado con sus dispositivos (esconde la pantalla, hace clic para salir de una ventana rápidamente), podría ser un indicador.
  • Las llamadas y regalos de personas desconocidas pueden ser señales.
  • Si tiene material pornográfico en su dispositivo, también podría ser una señal.

La estrategia

La parte complicada es que la mayoría de los adolescentes se aísla y son reservados; es parte de su desarrollo. Sí, aun así, notas que esta situación se da en extremo, es motivo de preocupación, no importa cuál sea la razón. Revisa sus dispositivos para monitorear cualquier publicación subida de tono o fotos. Conocer algo de su jerga puede ayudar, pero la comunicación abierta, sin acusaciones ni reacciones exageradas, suele ser más eficaz.

Caso 5

La preocupación

Esto ya le sha sucedido a mi hijo y no sé qué hacer ahora.

Los hechos

  • Te lo dijo tu hijo.
  • Viste algo en su teléfono o en sus redes sociales.

La estrategia

Primero, no entres en pánico. En lugar de ello, recopila evidencias: Obtén capturas de pantalla, guarda mensajes y toma medidas que vayan en esta línea. Conversa con tu hijo sobre los detalles sin hacerle sentir culpable o que está en problemas. Después, repórtalo a la plataforma o servicio que tu hijo está usando, bloquea a la persona, y encontrad juntos las funciones de reporte en otras aplicaciones y juegos que use. Finalmente, contacta con la policía. Aunque parezca un hecho aislado que ha terminado, o no quieras darle demasiada importancia, es mejor que las autoridades sepan qué es lo que ha ocurrido, especialmente en caso de que esta persona sea un agresor reconocido. De este modo, prevendrás y evitarás que otros niños tengan que pasar por la misma situación.

Artículo original de Common Sense Media.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *