4 Claves para entender el estado actual de la Ley de Educación

4 Claves para entender el estado actual de la Ley de Educación

Los frecuentes cambios y reformas en las leyes educativas han sido uno de los puntos clave de discusión en los últimos años en el ámbito de la educación. La llamada LOMCE (Ley Orgánica para la Mejora de la Educación), actualmente paralizada y a la espera de ser sustituida, contiene una serie de puntos que no han estado exentos de polémica.

En Sapos y Princesas te damos las claves para entender en qué estado nos encontramos en la actualidad, cuatro puntos básicos para poder vislumbrar cómo será la ley educativa y cómo será la educación que reciban nuestros hijos en el futuro.

1. La sustitución de la LOMCE

Amplios sectores de la sociedad, entre ellos el profesorado, el alumnado y las asociaciones de padres y madres se han manifestado mayoritariamente en contra de esta ley.

“La LOMCE es una involución educativa que nos quiere devolver a la escuela de la primera mitad del siglo XX, si no antes. Es imprescindible derogarla para poder construir el sistema educativo del siglo XXI” asegura José Luis Pazos Jiménez, Presidente de CEAPA en una entrevista concedida a Sapos y Princesas. “De momento debemos terminar de eliminar la LOMCE y las reválidas, así que debemos seguir actuando para que sea una realidad su eliminación total”.

“La LOMCE es una involución educativa que nos quiere devolver a la escuela de la primera mitad del siglo XX, si no antes”.

En una entrevista publicada recientemente en El País, el Ministro de Educación Íñigo Méndez de Vigo aseguraba que la LOMCE “tiene virtudes, hace un buen análisis de la situación, pone énfasis en el abandono temprano y la necesidad de mejora de la calidad educativa” y el motivo de su gran rechazo social no es otro que “las restricciones presupuestarias”.

2. Desaparición de las reválidas

A finales de 2016, el Congreso de los Diputados aprobó la convalidación del real Decreto Ley de medidas urgentes para la ampliación del calendario de implantación de la LOMCE, que modifica las evaluaciones finales (las reválidas), dejándolas sin efectos académicos. En el caso de bachillerato, solo servirán para acceder a la Universidad, como sucedía anteriormente.

3. Hacia un pacto de Estado

El constante cambio en los modelos educativos que hemos sufrido en las últimas décadas ha causado malestar en la sociedad, y sobre todo, en los alumnos. “Han sembrado desconcierto y cada vez es mayor el descontento con lo que ocurre de verdad en las aulas. El alumnado sufre las consecuencias y una mayor desmotivación por ello”, asegura Pazos.

Se podría llegar a alcanzar, por primera vez en los 40 años de democracia, un gran pacto de Estado por la educación.

Es por ello que, desde todos los sectores se reclama un pacto por la educación, común y global para todos los partidos políticos, algo que ya se puso en marcha en diciembre del año pasado, cuando el Congreso de los Diputados votó mayoritariamente a favor de la creación de una subcomisión parlamentaria que deberá negociar los contenidos y crear una nueva ley que sustituya a la LOMCE en un plazo de seis meses. En la entrevista publicada en El País, el Ministro de Educación Íñigo Méndez de Vigo aclaraba que este plazo no es inamovible, “los seis meses cuentan a partir de que se constituya la comisión, pero hay que darle tiempo al tiempo, no es una guillotina que cae”, aseguraba.

De esta manera, en un plazo aún por determinar, se podría llegar a alcanzar, por primera vez en los 40 años de democracia, un gran pacto de Estado por la educación.

4. La regulación de los deberes por ley

En diciembre, la Comisión de Educación del Congreso, aprobó una proposición no de ley en la que se solicita al Gobierno regular las tareas escolares en la nueva ley educativa que sustituya a la LOMCE, algo que según el Ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo carece de sentido. Para el Ministro es importante dotar de autonomía a los centros educativos y “confiar en los profesores, porque son quienes mejor saben lo que tienen que hacer”.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *