La implicación ¡qué buen regalo!

Me cuesta describir la frustración en los ojos de mis hijos cuando algo no les sale. Generalmente, cuando no sale a la primera, ellos mismos dicen “no sé hacerlo” o “no puedo”.

Yo siempre les digo que cuando empezaron a andar, se caían y volvían a intentarlo, una y otra vez. Además, se sienten orgullosos de conseguirlo aunque haya veces que tenemos que darles la mano para superarlo.

Pienso que hay veces que, por falta de tiempo y por comodidad, con el ejemplo estamos enseñando a nuestros hijos que el camino más rápido es el mejor.

Cuando hablamos de organizarles una fiesta, parece que ellos sólo tienen que cumplir años, que del resto nos ocupamos los padres. Por eso, lo que os propongo en este número es implicarlos y enseñarles que las cosas, por más que cuesten, merecen más la pena cuando las hacemos nosotros mismos.

Si pedimos a los niños que participen en los preparativos de su fiesta les descubriremos la satisfacción de invitar y compartir, el placer de que aprecien lo que han preparado y la recompensa personal del esfuerzo.

Para ello, es importante que nos organicemos porque entre el tiempo que ellos pasan en el colegio y nosotros en nuestros trabajos no queda mucho margen para otras cosas. El primer paso es ser responsables. Si les proponemos hacer juntos las invitaciones, ambos tenemos que cumplir con el compromiso a tiempo.

Una vez que se ha dado el primer paso, seguro que nos sentimos con más ánimo para realizar el resto de tareas para la fi esta que prepararemos nosotros mismos.

El resultado puede ser o no el más bonito del mundo, pero seguro que nos hace sentir orgullosos y satisfechos. Además, a los padres nos habrá proporcionado momentos divertidos con nuestros hijos y ocasiones de educarles para que sean responsables y constantes.

Como broche final, nuestros niños tendrán su propia fiesta como recompensa. ¿Se os ocurre algo mejor? Os animo a intentarlo y estaré encantada de recibir comentarios con vuestras experiencias.

 

 

 

Nora-Kurtin2

Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas

 

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *