La comida debería ser como cepillarse los dientes

La comida debería ser como cepillarse los dientes

Para mí, la alimentación nunca fue un problema. Ni de pequeña, ni adolescente, ni embarazada, ni siquiera cuando mis hijos iban creciendo. Podría pensar que he tenido suerte, aunque basándome en los resultados de estudios de los que dispongo ahora, diría que no ha sido suerte, sino resultado de la educación que recibí en mi casa.

Mis padres eran médicos y ellos siempre tuvieron muy claro que la comida es la gasolina del cuerpo. Un cuerpo que no podemos cambiar por partes, como un coche, ni se puede vender y comprar otro cuando se queda viejo. Todo lo contrario. Es una máquina extraordinaria a la que debemos cuidar, tratar con cariño y en la que invertir desde pequeñitos para que pasados varios años de uso, esté lo mejor conservada posible. El objetivo, tener un cuerpo sano para ser más feliz.

La comida es la gasolina del cuerpo

Así, crecí comiendo básicamente alimentos frescos. Sí, frutas, verduras y poco consumo de carnes. Eso no quita que, siendo argentina, tomáramos un buen asado junto a la familia y amigos los fines de semana. Las carnes las preparaban a la plancha o a la brasa, pero rara vez fritas. Las comidas ‘especiales’, las que se nos antojaban, las dejábamos para cuando salíamos fuera de casa.

Recuerdo que en algún momento, llegó a las manos de mis padres un estudio sobre el azúcar blanco y empezamos a sustituirlo por azúcar moreno y miel. Más natural y menos perjudicial. En casa no se encontraban productos procesados, algunas galletas de vez en cuando, y sólo se tomaban bebidas gaseosas cuando venían visitas.

Algunos pensarán “¡Qué triste!”, pero yo nunca tuve la sensación de que me estaba privando de nada. Era la forma de comer en casa y se convirtió en un hábito.

El mismo hábito que el de cepillarse los dientes todos los días. Sabemos que es importante preservar la salud de nuestros dientes y de nuestras encías. A los niños pequeños les cuesta comprenderlo, sobre todo porque no saben lo que es tener una caries ni lo que supone ir al dentista. Pero nosotros como adultos sí, y eso es lo q intentamos explicarles. Y no es negociable.

La alimentación es uno de los hábitos más importantes que se fijan en la infancia, porque de él depende la salud que tendrán nuestros hijos cuando crezcan

Así como no dejamos que nuestros hijos decidan sobre su higiene, ni cedemos ante sus berrinches cuando pasan por la época en la que parece que el agua de la ducha les diera alergia, no debemos entrar en el juego de la negociación con la comida.

La alimentación es uno de los hábitos más importantes que se fijan en la infancia, porque de él depende la salud que tendrán nuestros hijos cuando crezcan. Pese a esto, hoy en día, la obesidad está considerada pandemia, y afecta a niños cada vez más jóvenes.

Entonces, ¿no deberíamos plantearnos cómo estamos enseñando a nuestros hijos a alimentarse? Tal vez este sea el último empujón que necesitamos para cambiar nosotros también nuestros hábitos alimenticios en casa.

Comer es un placer, no lo niego. Para mí, sentirse sano y a gusto, lo es aún más.

Nora-Kurtin2

Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *