¡Haz interesantes a tus hijos!

Todos los padres sabemos que si nuestro hijos quieren acceder al conservatorio, necesitarán una buena dosis de talento para la música combinada con dosis mucho mayores de horas de práctica. Pero, ¿cómo hacer  para que alcancen sus expectativas a través de una carrera universitaria? En España, lamentablemente, basta con una nota, una calificación de acceso a la Universidad es lo que prácticamente determina el futuro profesional de nuestros hijos.

Pero ¿Y si todos los niños estuvieran igual de preparados y tuvieran unas calificaciones excelentes? ¿Dónde estaría el baremo entonces? Aquí en Estados Unidos –ya sabéis que desde hace dos años impulso desde Miami el proyecto Sapos y Princesas- Drew Gilpin Faust, presidente de la Universidad de Harvard, contaba en el pasado Festival de Ideas de Aspen el modo de seleccionar a los alumnos en la que es una de las universidades más prestigiosas del mundo, una Universidad en la que todos los años niños  y niñas matrícula de honor sueñan con formar parte de esta cuna del conocimiento en la que se gestaron personalidades como el joven emprendedor Mark Zuckerberg (Psicología e Informática), creador de Facebook, los actores Matt Damon y Tommy Lee Jones (Literatura), la actriz Natalie Portman (Psicología), el premio Nobel de Literatura T.S. Eliot, o el mismísimo presidente de los Estados Unidos y Premio Nobel de la Paz en 2009, Barack Obama (Derecho), entre otros muchos Premios Nobel de Medicina, Economía, Química…

Durante su conferencia, Faust sorprendió a la audiencia con esta máxima “Haga a su hijo interesante”, y recomendó a los padres alentar a los niños a seguir sus pasiones como la mejor manera de desarrollar una personalidad interesante.

Y ¿cómo podemos alentarlos desde pequeños en este sentido? Aquí os propongo algunos tips que os pueden ser de utilidad:

  • No proyectes tus aficiones en tus hijos, déjalos que elijan las suyas propias.
  • Exponles una amplia gama de actividades que incluyan la cultura, la música, el deporte, el juego… y que ellos mismos vayan perfilando su personalidad con las que más les interesen.
  • Dale independencia y déjale tiempo libre para que él decida qué hacer con él y lo aproveche para desarrollar sus aficiones preferidas.
  • Anímales a expresar sus sentimientos, a leer, a hacer puzzles, a jugar al ajedrez o al scrabble, así les facilitas herramientas de vital importancia para la gestión futura de sus ideas, emociones y expectativas.

Yo también defiendo que debemos hacer a nuestros hijos interesantes desde pequeños, pero no solo para que puedan entrar en la universidad de sus sueños cuando sean adolescentes, sino para que sean felices.

¡Os deseo a todos un muy feliz curso 2014/15!

 
Nora-Kurtin2Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas

 

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *