Gracias por estos magníficos 10 años

Queridos padres y madres, en este año se cumplen 10 años desde que nació Sapos y Princesas. Como muchas empresas, la idea surgió a partir de una necesidad, en este caso la mía como madre. Buscaba un lugar donde encontrar actividades para compartir con mis dos hijos. Mi objetivo era abrirles una ventana al mundo a través de experiencias enriquecedoras y recorrer junto a ellos el camino de la vida disfrutando mientras crecían y se iban formando como personas.

Durante estos años he tenido la gran suerte de ver cómo Sapos y Princesas se convertía en un elemento imprescindible para las familias y, poco a poco, más amigos, hermanos, primos y abuelos se han ido sumando a la organización de planes con los niños que les rodean.

Respondiendo a la gran aceptación de actividades familiares, toda una industria crecía y se fortalecía, ofreciendo cada fin de semana mejores espectáculos y haciendo que los grandes teatros también prestaran atención a un público cada vez más importante. Nuestros magníficos museos se han ido volcando en los niños brindando actividades para familias, talleres por edades, audio-guías infantiles, campamentos en períodos no escolares donde enseñan a los niños a amar la cultura. Cada día, más empresas especializadas presentan nuevos servicios, viajes, paseos, excursiones y rutas que compartimos con nuestros hijos para ampliarles la mirada a un entorno más allá del conocido y fomentar la actividad física y una vida saludable.

Las actividades que hacemos en nuestro hogar tienen mucha importancia. Las manualidades y recetas divertidas son una forma de entretenernos sin necesidad de usar ninguna pantalla y una excelente manera de valorar el esfuerzo y el tiempo que lleva crear algo con nuestras propias manos. También la lectura tiene un gran protagonismo, un hábito que si formamos desde temprana edad resulta un gran compañero de vida y que nos aporta una de las mejores experiencias cuando leemos juntos. 

Las actividades que hacemos con nuestros hijos son el pretexto para acompañar, compartir y educar a través del ejemplo de nuestros intereses, nuestras pasiones y de nuestros valores. Es la forma de generar ese canal de comunicación con nuestros hijos desde muy pequeños.

Cuando me preguntan si el tiempo de calidad es mejor que el de cantidad, mi respuesta es siempre la misma: “no se puede tener calidad sin cantidad”. La educación, formación o crianza de nuestros hijos es como la preparación para una maratón. Los corredores requieren muchas horas de entrenamiento físico y mental, constancia y pasión, para lograr llegar a la meta y mejorar su record.

Así, he querido que Sapos y Princesas fuera la herramienta donde, además de los planes, encontráramos especialistas que nos hicieran más fácil la tarea de ser padres aportando artículos, consejos y trucos. Pero la pasión y voluntad para llegar a la meta es algo que cada uno debe poner en su familia. Nuestros hijos serán lo que nosotros les mostramos que somos, ellos miran y copian.

Gracias a todas las marcas que nos han acompañado estos años, sin las que Sapos y Princesas no hubiera sido posible, y muchas gracias a todos por sumaros a la misión de construir un mundo mejor ayudando a que nuestros hijos tengan una infancia llena de momentos inolvidables en familia. Estas experiencias los acompañarán toda la vida y se convertirán en buenos adultos.

 

Nora-Kurtin2Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *