Este verano, desconecta el móvil

Un consejo para tener niños más sanos, tranquilos y felices: Contacto con la naturaleza y juego al aire libre.

Llega el verano y muchos niños tendrán la suerte de ir “al pueblo con los abuelos”. Allí podrán hacer lo que nosotros hacíamos de pequeños, estar fuera de casa con otros niños, trepando a los árboles, jugando en la plaza, al escondite o montando en bicicleta. Estas son las experiencias que nos traemos de la infancia, de nuestros veranos activos, divertidos y sanos.

Pero también serán muchos los niños que pasen la mayoría del tiempo en espacios cerrados, como lo hacen durante la mayoría del año. Por este motivo, cada vez es más común que cuando se les da a elegir a qué jugar, prefieran los aparatos electrónicos, las pantallas. 

Recordemos que, tanto nosotros como los niños, necesitamos estar al aire libre y hacer ejercicio físico. Como ya defendía hace 10 años Richard Louv en su best seller Last Child in the Woods (El úlimo niño en los bosques), las salidas a la naturaleza nos fortalecen física y emocionalmente. Nos conectan con nuestros hijos y con la naturaleza, tan necesaria para nuestra salud y equilibrio.

Numerosos estudios demuestran que los niños que tienen acceso a la naturaleza y al aire libre aprenden mejor, son más tranquilos, se comportan de forma más adecuada y son más felices. Además, son más sanos porque reciben suficiente vitamina D, que influye en el buen ánimo, y son menos propensos a tener sobrepeso, ya que al hacer actividad física están combatiendo la obesidad y la diabetes.

Siguiendo con mi editorial del mes anterior, los niños que juegan al aire libre tienden a hacer juegos menos estructurados y esto favorece la creatividad y la imaginación. Les ayuda a ser mejores estudiantes, ya que están preparados para una mayor tolerancia a la frustración y tienen mayor capacidad de atención.

Aprovechemos estas vacaciones para compartir paseos en bicicleta, avistamiento de animales, recorridos por un parque, caminatas por el campo o por alguna de las múltiples rutas que nos ofrece la geografía española. Y dejémosles espacio para estar con otros niños y vivir sus propias experiencias, siempre en función de su edad.

Pero antes, me gustaría compartir unos consejos prácticos, el primero: tengamos en mente que la salida debemos disfrutarla todos los miembros de la familia, para lo que tendremos que elegir un paseo adecuado para todos y que podamos hacer con comodidad. Y el segundo y más importante: apaguemos el móvil. Seguro que podemos dejarlo en modo avión durante una horita o dos, ¡o incluso un día! y claro, si vuestros hijos también tienen teléfono, debéis pedirles a ellos también que lo desconecten.

Debemos saber que al desconectar  los teléfonos, estaremos reconectando con ellos y la naturaleza que nos rodea.

Disfrutemos con nuestros hijos de los grandes beneficios de la vida al aire libre. Creemos momentos inolvidables en la infancia de nuestros hijos.

¡Feliz verano! 

 

Nora-Kurtin2Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *