Y en vacaciones ¿los niños tienen deberes o no?

Cuando llega el verano a los padres nos asalta las duda sobre si los niños deben hacer deberes en vacaciones o no. En España, debido a las condiciones del clima, las vacaciones estivales duran entre diez y doce semanas, lo que, según los expertos, es demasiado tiempo para desconectar totalmente de lo aprendido durante el curso escolar. Los niños necesitan mantener un hábito de trabajo y una rutina diaria también en verano donde haya tiempo para la diversión, pero también para las responsabilidades.

También aconsejan que las actividades que realicen sean dinámicas y que les motiven. Debemos echarle imaginación y utilizar la vida cotidiana para repasar conceptos aprendidos durante el curso, como llevar la puntuación en los juegos, hacer las listas de la compra o del equipaje, escribir un diario o escoger lecturas que realmente les atraigan. También nos puede ser muy útil descargar aplicaciones educativas en nuestros dispositivos móviles.

¿Deben los niños hacer deberes en vacaciones o no?

Además, podemos aprovechar las vacaciones para inculcar en nuestros hijos la responsabilidad en las tareas del hogar. Ahora que disponen de más tiempo no tienen excusa para no ocuparse de ello y deben ir entendiendo que no están ayudando, sino haciendo lo que les corresponde, ya que la casa es tarea de todos. Necesitan ir asumiendo responsabilidades y nosotros darles espacio para que las hagan y las vayan perfeccionando. Es importante que entendamos que haciéndolo nosotros por ellos no les hacemos ningún favor.

Una buena idea es establecer las tareas en un calendario de manera consensuada, así todos sabrán lo que tienen que hacer y cuándo. Entre las obligaciones mínimas están: recoger y ordenar sus juguetes y ropa, hacer su cama y poner y quitar la mesa. Dependiendo de su interés por la cocina, podemos enseñarles a cocinar platos sencillos y aprovechar estos momentos para inculcarles hábitos saludables.

¿Sabías que la brecha salarial empieza en casa? Hay hogares en los que a los niños se les da más dinero que a las niñas por colaborar o para salir. Nuestro hogar es un aula muy poderosa para nuestros hijos. Si las niñas hacen las “típicas tareas de chicas” como la limpieza y la colada, mientras los niños sacan la basura y cortan el césped, intercambia esta asignación y distribúyelas por igual.

Si, finalmente, eres tú quien termina haciendo las tareas de los niños para evitar discusiones, asegúrate de no hacer el trabajo de un niño más que de otro, sobre todo, de un niño, más que de una niña. Y recuerda que nuestra responsabilidad por conseguir una sociedad con mayor paridad, empieza en casa.

 

Nora-Kurtin2

Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *