© 2017. Andrés Pérez Rodriguez

Estamos viviendo un momento histórico de cambios políticos, sociales y, sobre todo, tecnológicos muy importantes. La velocidad con la que vienen estos cambios hace que nos preocupe el futuro de nuestros hijos. Hay estudios que afirman que más del 70% de las carreras en las que trabajarán los niños que en este momento están en Primaria, aún no se han inventado. Entonces, ¿cómo prepararlos para afrontar un futuro tan incierto? En mi opinión, enseñándoles a encontrarse con ellos mismos. A crecer de dentro hacia afuera.

Para intentar compensar este desequilibrio, están surgiendo iniciativas en colegios de todo el mundo que potencian el autoconocimiento, la empatía y la meditación. Estos colegios han demostrado que dar
estas herramientas a los niños para que ellos mismos puedan calmar sus pensamientos tiene un efecto impresionante. Cuando se conectan con su interior, reducen los comportamientos negativos. Algo que se
consigue al construir la confianza en sí mismos y aprender a tratar a los demás y a sí mismos con respeto.
También en casa podemos ayudar a nuestros hijos fomentando la auténtica comunicación. Desde que son pequeños, los niños buscan compartir y conectar. Hablar y que se les escuche. Están ansiosos de
expresar abiertamente sus sentimientos, necesidades y puntos de vista.

EL 70% DE LAS CARRERAS QUE ELEGIRÁN LOS NIÑOS, AÚN NO SE HAN INVENTADO

Sin embargo, en algún momento de su crecimiento, se les empieza a condicionar y aprenden que no está bien expresarse libremente. Y no les enseñamos a traducir sus emociones, positivas y negativas. Más
bien se les educa a abstenerse de hablar de ellas o mostrarlas, y si no se entienden, no se pueden gestionar. Ni por dentro, ni por fuera. Así empiezan las inseguridades y baja la autoestima.
Practiquemos la escucha activa para darles la oportunidad de escucharse a sí mismos. Mantengamos el contacto visual. No saquemos conclusiones precipitadas, ni busquemos encontrar nosotros la respuesta.

Es importante que sepan que pueden confiar en nosotros. Hagámosles preguntas, para que ellos mismos reflexionen y encuentren las suyas propias. Así irán reafirmándose. Al conectar con nosotros se irán descubriendo a sí mismos y crecerán siendo conscientes y emocionalmente inteligentes. Aprenderán a comunicarse abiertamente y con respeto. Cuanto mejor se conozcan, más seguros de sí mismos estarán y serán más capaces de enfrentar situaciones difíciles o inesperadas.

Nora-Kurtin2

Nora Kurtin

Fundadora de Sapos y Princesas

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *