3 cosas que buscan las universidades

En las universidades públicas no es lo habitual, pero en muchas universidades privadas, en las universidades extranjeras y, sobre todo, en las americanas, el proceso de admisión se completa con una entrevista personal, que será la clave para para poder acceder a los estudios deseados..

Lo que sucede tras las puertas cerradas de las oficinas de admisiones de escuelas y universidades es comparable a lo que sucede en los bailes de graduación: Todo el mundo quiere bailar con los mejores.

Es lógico que los encargados de admisiones quieran candidatos con un buen historial académico, buenas notas y puntaciones altas en los exámenes estandarizados de admisión, como los SAT (Scholastic Aptitude Test), el HSPT  (High School Placement Test), o el GMAT (Graduate Management Test).

1. Notas y puntuaciones
El hecho es que las notas y puntuaciones facilitan la comparación entre alumnos de distintos sistemas escolares, contextos e incluso países. Sin embargo, el proceso de admisiones es mucho más que notas o puntuaciones.  Si sólo se aceptaran los alumnos con las mejores notas y puntuaciones,   quedarían excluidas la pluralidad y la diversidad que tanto enriquecen.

2. Personalidad y aptitudes sociales
¿Qué es más? Más es ver, más allá de las notas y puntuaciones, a la persona. Recuerdo que en los años en que trabajé en el Departamento de Admisiones de una reconocida universidad aplicábamos lo que llamábamos laprueba del vuelo cuando teníamos dudas sobre si aceptar o no a un candidato: ¿si te toca al lado del candidato en cuestión en un vuelo de ocho horas, te quedas en tu asiento o tratas de cambiarlo como sea?

La Oficina de Admisiones a la hora de seleccionar a un candidato tiene otras consideraciones en cuenta, además de las notas y puntuaciones. El año pasado asesoré sobre el proceso de admisiones a dos estudiantes muy distintos.

Uno era el típico súper estudioso, el primero en todo, que llamaré Sheldon como el personaje de la serie televisiva La teoría del Big Bang y, pese a haber participado en todas la maratones nacionales de matemáticas, era socialmente torpe. Al prepararlo para la entrevista de admisión, insistí una y otra vez en la importancia que tiene mirar a los ojos a la persona con la que se está hablando, en vez de esquivar su mirada. Sheldon fue aceptado en MIT (Massachusetts Institute of Technology).

El otro estudiante era la versión masculina de “Penny” otro personaje de La teoría del Big Bang y más que ser el primero en todo, era encantador y se relacionaba con todos recordando su nombre, su cumpleaños e incluso el nombre de su mascota. Fue aceptado por la Universidad de Boston.

3. Intereses y aficiones
Las oficinas de admisiones son muy sensibles a otro factor que, contrariamente a las notas y puntuaciones, no se puede medir: la dimensión humana del alumno. En la entrevista con admisiones, el estudiante tiene la oportunidad de mostrar su verdadero yo. Puede hablar de sus intereses y aficiones, de cómo se relaciona con su comunidad a través de sus pasiones y actividades, de cómo toca un instrumento de música o de cómo practica un deporte.

Mi consejo a los estudiantes es: disfruta de la vida, aprende a conocerte bien a ti mismo, comienza desde secundaria a reflexionar y preparar tu futuro, y dedícate a lo que verdaderamente te motiva. Los encargados de admisiones valorarán más que te muestres tal cual eres es, en vez de que trates de impresionarlos con lo que piensas que va causar la mejor impresión, pues no necesariamente refleja lo que verdaderamente eres.

¿Vuestros hijos quieren estudiar en una universidad americana o que requieren entrevista personal? ¡Si necesitan ayuda con la decisión, aquí estoy para ayudarlos!

Yasiara Ortiz Moggio
Asesora de Estudios Internacionales
http://www.misstudy.com/
www.facebook.com/misstudy
[email protected]

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *