¿Qué es la bronquiolitis? ¿cómo evitarla o tratarla?

Lo mejor que podemos hacer ante una enfermedad es conocerla y entenderla, esto nos evitará tener miedos infundados o una preocupación excesiva.

Las infecciones respiratorias de la vías bajas, como la bronquiolitis, se dan con mayor frecuencia en bebés de 0 a 2 años, tiene una incidencia de un 10-12% y por desgracia el 2% necesita hospitalización. Aunque una bronquiolitis pueda aparecer durante los dos primeros años de vida, la franja de edad donde se recoge una mayor incidencia es de 3 a 7 meses.

Es una enfermedad que aparece con el frío. La primera semana de frío tenemos la clínica llena de bebés afectados por la bronquiolitis, nunca falla. La explicación es que un niño entre 0 y 3 años sufre un media de 6-8 resfriados, y el inicio, como hemos dicho, lo marca el frío.

Por desgracia cada vez son más los estudios que afirman que sufrir 2-3 bronquiolitis agudas en el primer año de vida se asocia a sufrir asma y problemas respiratorios más adelante.

¿A qué “virus” podemos echar la culpa de la bronquiolitis?

El que se lleva la palma con un 50% de incidencia es el Virus Sincicial Respiratorio (VSR). También nos podemos encontrar a otros no tan conocidos como Adenovirus, Influenza y Parainfluenza.

¿Cómo se contagia un bebé con un virus?

Lo más común que vemos en la clínica es el niño que va por primera vez a la guardería. Un adulto o niño afectado tose, el virus viaja y se propaga por toda habitación hasta que contacta con la mucosa (nariz o garganta) de un bebé sano y ahí comienza todo.

Otra posibilidad es el contacto directo con un juguete. Ejemplo: niño chupa un juguete y otro lo rechupa y listo.

¿Qué síntomas caracterizan a una bronquiolitis?

Los primeros síntomas que podremos observar son tos y dificultad al respirar. Notaremos como si le faltase el aire y estuviese fatigado, simplemente que tiene la nariz congestionada y obstruida. La fiebre en el primer estadio puede o no aparecer.

Descenso de la saturación de O2. Cuando esta por debajo del 94% es necesario el tratamiento hospitalario con oxígeno y apoyo de la ventilación. Con una saturación por encima del 94%, el tratamiento domiciliario sería suficiente.

Pero si hablamos de bebés prematuros, estos pueden tener baja saturación de oxígeno inicialmente, basado en el desarrollo de los pulmones. Los valores normales para las saturaciones de oxígeno en bebés prematuros son del 84 al 90 por ciento.

La forma de diagnosticar la bronquiolitis es a través de la sintomatología del bebé, de la observación del patrón respiratorio, cultivo vírico, pulsioximetría y auscultación.

El virus comienza a luchar contra las defensas del organismo generando una inflamación e infección. En unos dos o tres días el niño exacerbara sus síntomas, síntomas como sibilancias, fiebre, tos, cianosis o el temido bronco espasmo.

Síntomas propios de la bronquiolitis:

  • Tos: cuando el tejido está inflamado y deshidratado la tos sube como método de defensa para hidratar las vías respiratorias y ayudar a expulsar secreciones.
  • Fiebre: como nuestros soldados o sistema inmune está luchando contra los virus, nuestro cuerpo se calienta = fiebre.
  • Cianosis: o piel morada cuando no llega bien el oxígeno a un tejido este pasa a tener un color grisáceo o azul.
  • Tiraje costal y fatiga: cuando un niño no hace bien el intercambio gaseoso (bronco espasmo) los músculos accesorios de la respiración hacen un trabajo extra para ayudar a bombear más oxígeno. En realidad veremos al bebé con una respiración rápida y marcada (se le marcan las costillas), como si se hubiera dado una carrera y estuviera fatigado y con falta de aliento.
  • Literalmente come mal, duerme mal y esta de mal humor.
  • Ruidos respiratorios: sibilancias, crepitaciones, ronquidos, murmullos…

Factores de riesgo a evitar

Es importante cuidar ciertos factores de riesgo, aunque esto no nos asegure que nuestro bebé enferme antes o después, ya que es lo natural. Nuestras defensas se hacen más fuertes después de cada enfermedad ya que crearemos anticuerpos. Recomendamos la lactancia materna, debido a que el bebe se ve reforzado a nivel inmunológico gracias a la leche de la madre.

  • Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Valorar alimentación y posibles intolerancias como la lactosa o gluten.
  • Tener una humedad relativa aceptable en el aire. Uso diario de humificador y aerosolterapia.
  • No fumar cerca del niño, incluso cambiarse la ropa después de fumar.

A día de hoy, no hay una vacuna para este tipo de patología.

Un vez que notamos que nuestro bebe no está bien, qué debemos hacer

Nuestra experiencia nos ha hecho recomendar un tratamiento multidisciplinar, ser constates y tomárselo con mucha paciencia.

Tenemos que ver al pediatra, al neumólogo y realizar fisioterapia respiratoria. Cada uno de ellos está destinado a realizar un parte del diagnóstico y tratamiento.

En qué consiste la fisioterapia respiratoria y beneficios

Lo primero que constatamos es que la fisioterapia respiratoria es un tratamiento realizado por profesionales especializados en la rama de la fisioterapia respiratoria pediátrica o infantil. Tratamiento que funda sus bases en la medicina y reforzado por los estudios clínicos que demuestran sus beneficios.

Dentro de estos beneficios podemos destacar

  • Con la fisioterapia respiratoria, lo que hacemos es eliminar las mucosidades del árbol bronquial para evitar que estas se acumulen en vías inferiores provocando infecciones recurrentes.
  • Además, con las técnicas de fisioterapia respiratoria y osteopatía, conseguimos regularizar las hipersecreciones, ventilar hasta el último recodo del árbol respiratorio e inducir a la relajación por liberación hormonal.
  • También es importante realizar bien los lavados nasales en casa. En principio, según las necesidades del peque, más importante antes de las comidas y antes de dormir para asegurar su descanso y buena ventilación. Sí nuestro hijo respira toda la noche por la boca perderemos la humedad de las vías respiratorias, en consecuencia se secarán las mucosidades y disminuirá la capacidad mucociliar. Entendamos la capacidad mucociliar como una escalera de metro que se mueve automáticamente sacando la mucosidad que sobra y ayudando a permeabilizar las vías respiratorias humedeciéndolas. Sí esta “escalera de metro” se seca, parando el sistema de evacuación natural, se fomentarán patologías respiratorias como la bronquitis o bronquiolitis.
  • Es importantísimo el uso de los nebulizadores, bien con suero fisiológico para mantener las vías respiratorias permeabilizadas, o bien para administrar, de la mejor manera, la medicación prescrita por el pediatra.
  • Por supuesto, también es importante mantener una higiene básica en casa, como lavarse las manos con frecuencia, cubrirse la boca al toser o estornudar, mantener alejado al bebé de aquellos que estén resfriados y ventilar adecuadamente las habitaciones.

¿Cuándo hacer una sesión de fisioterapia respiratoria infantil?

Cuando una madre o un padre llama o pide consejos un profesional de fisioterapia respiratoria, lo primero que éste le pregunta son cosas muy sencillas que nos darán la pista sobre si ese niño necesita o no un tratamiento de fisioterapia respiratoria infantil:

  • ¿Notas que tu bebé respira mal o le cuesta respirar?
  • ¿Tiene muchos mocos?
  • ¿Se deja alguna comida o vomita con más frecuencia de lo habitual?
  • ¿Duerme mal o se despierta con tos varias veces?
  • ¿Respira rápido o tiene dificultad a la respiración?
  • ¿Tiene tiraje costal o fatiga y el color de la piel se ha tornado grisáceo o morado?
  • ¿Le notas más cansado o con más sueño de lo normal, incluso de peor humor?

En cuanto los padres confirman que su hijo tiene varios de los síntomas propios de una bronquiolitis, se  le cita para auscultarlo, hacerle una buena anamnesis y una pulsioximetría. De este modo se verá si finalmente necesita o no tratamiento. Por suerte, y en general, en dos o tres tratamientos el bebé mejora mucho, volviendo a comer y a dormir como siempre.

En cualquier caso, es fundamental la importancia de un diagnóstico y tratamiento precoz para evitar, en la medida de lo posible, todos los problemas derivados de esta enfermedad.

Por Víctor Hernán Cristóbal
Fisioterapeuta y osteópata Fisiolution Las Tablas

Fisiolution Las Tablas, clínica especializada en fisioterapia respiratoria infantil, cuenta con un equipo experto en fisioterapia pediátrica que podrá asesoraros y ayudaros con cualquier patología infantil.
[email protected] – Tel. 91.287.71.72

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *