Preparados para el otoño

Para afrontar el nuevo curso con fuerza en este artículo abordamos tres situaciones comunes en otoño que normalmente preocupan a los padres:

Este curso, sin piojos

El otoño es una época en la que recibimos por desgracia la visita de estos incómodos visitantes. En medicina natural, existen varios remedios para prevenirlos y erradicarlos.

Para la prevención podemos usar los aceites esenciales de lavanda y de romero. Los aplicaremos mezclados con el champú o la mascarilla y aclararemos el pelo. Son bastante efectivos y de olor muy agradable. La única precaución es que no entren en contacto con los ojos y mucosas porque puede irritarlos.

Para el tratamiento podemos usar desde el clásico lavado con vinagre de manzana, hasta el uso de aceites esenciales como el de árbol de té, la esencia de limón o la de eucalipto. Lo aplicaríamos también en el champú o mascarilla.

Como segundo paso del tratamiento podemos recurrir a un peine fino para hacer un cepillado exhaustivo de todo el cabello desde la raíz. Para facilitar el cepillado y completar el tratamiento, echaremos mano del aceite de coco, efectivo y cosmético con el cabello. Se recomienda además secar el pelo con aire caliente, recoger sin sacudir toda la ropa de vestir y de cama y lavarla con agua caliente.

Sus defensas, más fuertes

Es importante adaptar nuestros ritmos, ropa y alimentación a la nueva estación. En este último apartado debemos limitar los alimentos industriales, aumentar el consumo de verduras y tomar las frutas con piel cuando sea posible ya que aportan fibra y aumentan nuestra energía de defensa (según la milenaria medicina china).

Trataremos este tema más ampliamente en próximas entregas pero ahí van algunos remedios que pueden reforzar nuestro sistema inmune:

  • Plantas medicinales como el ajo, la equinácea, el hongo shitake o el propóleo
  • Probióticos Py cepas homeopáticas como el Anas barbarie 200 K.
  • Oligoelementos como el Cu-Au- Ag o el Mn-Cu cuando se es propenso a patologías de repetición

Adaptarse a los cambios

Aparte de condiciones atmosféricas diferentes, se dan otras situaciones en las que nuestros peques deben afrontar cambios en sus comidas, rutinas, etc. Recurrimos a la Homeopatía y sobre todo a las Flores de Bach. Las principales son:

  • Walnut: nos ayuda en todos los cambios y situaciones nuevas como la guarde, el dejar el chupete o el pañal
  • Mustard: la usamos en casos de astenia mental, melancolía o decaimiento
  • Olive: en casos de cansancio físico excesivo o astenia física.
  • Mimulus: cuando se tiene miedo a algo identi_ cado como ir al cole, quedarse solo, “al coco”…
  • Elm: en casos de desesperanza cuando nos dicen que no se ven capaces o cuando ven demasiado lejos sus metas

Por Mariano Cabanillas Roldán. Farmacéutico especialista en medicina natural. Homeópata. Naturópata. Acupuntor. www.naceunafamilia.com

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *