Móviles, tablets y otros enemigos de la alimentación saludable de nuestros hijos

Siete de cada diez niños españoles comen mientras ven la tele o manipulan una pantalla táctil o móvil. Un hábito que, según muestran los datos extraídos del  V Estudio CinfaSalud: “Percepción y hábitos de salud de las familias españolas sobre nutrición infantil” aumenta la tendencia a la obesidad.

En este estudio, avalado por la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), se desprenden también otra serie de conclusiones preocupantes, como es la percepción de los padres respecto al peso de los hijos, que en más de un 40% de las ocasiones no se corresponde con la realidad. Además, aunque perciba que el niño no se encuentra en su peso normal, el 43% no toma medidas al respecto, y, cuando decide tomar medidas, más del 12% pone a su hijo a dieta por iniciativa propia sin consultar a un profesional, algo que puede también entrañar riesgos para la salud del menor.

Uno de nuestros principales errores es consumir más carne y menos pescado, verdura y fruta de lo que deberíamos.

Nuestra asignatura pendiente es el desayuno: Ocho de cada diez niños no desayunan correctamente. Como explica Eduardo González Zorzano, experto en nutrición del Departamento Médico de Cinfa, “esta primera comida proporciona al menor la energía necesaria para afrontar la primera parte de la mañana y contribuye al rendimiento escolar”. El desayuno debe contener un lácteo, un cereal y una fruta, pero la investigación revela que sólo uno de cada diez niños y niñas españoles toma fruta en el desayuno.

González Zorzano advierte: “los hábitos de los escolares españoles se alejan cada vez más de nuestra dieta mediterránea. En esta dieta están incluidos todos los grupos de alimentos en las dosis que recomienda la pirámide alimentaria, por lo que aporta la cantidad de energía y nutrientes necesarios para un correcto desarrollo físico e intelectual. En cambio, es cada vez más frecuente por parte de la población infantil el consumo de carne, dulces y comida rápida”. Y es que uno de nuestros principales errores es consumir más carne y menos pescado, verdura y fruta de lo que deberíamos.

Los resultados del estudio indican que los progenitores españoles deben ser más conscientes de la necesidad de que sus hijos e hijas mejoren sus hábitos nutricionales, cada vez más alejados de nuestra dieta mediterránea de siempre. González Zorzano, experto en nutrición.

Más allá de los hábitos nutricionales, el estudio también muestra que nueve de cada diez niños no duermen las diez horas diarias recomendadas (a pesar de que diversas investigaciones indican que la falta de horas de sueño puede estar relacionada con el aumento del sobrepeso y la obesidad) y casi la mitad no dedican el tiempo suficiente al ejercicio físico. Además, sólo el 37,3% de los padres españoles comen habitualmente con sus hijos, algo que, según recalca el doctor Cristóbal Coronel, secretario y miembro del grupo de trabajo de Nutrición y patología gastrointestinal de la SEPEAP, “juega un papel fundamental a la hora de lograr que un niño siga una dieta variada y equilibrada”.

Como conclusión, González Zorzano explica que “los resultados del estudio indican que los progenitores españoles deben ser más conscientes de la necesidad de que sus hijos e hijas mejoren sus hábitos nutricionales, cada vez más alejados de nuestra dieta mediterránea de siempre”.

Para poner remedio a todos nuestros errores, este estudio nos da también 10 pautas a seguir para mejorar la alimentación de nuestros hijos.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *