La importancia de la higiene bucodental en los primeros años de vida

Los dientes de leche tienen una vital importancia para el desarrollo de una sonrisa sana y fuerte una vez somos adultos. 

Por ello deben cuidarse desde su aparición. Existen cepillos muy suaves para que los pequeños puedab aprender a lavarse los dientes es los primeros años en los que, además, es necesaria una higiene bucodental.

Una vez que aparece el primer molar de leche, el cepillado cobra una mayor importancia. Lo suyo es que los niños se laven los dientes tres veces al día, después de las comidas, pero especialmente no deben olvidarse de limpiarlos por las mañanas y antes de irse a la cama.

A pesar de mantener una correcta higiene bucodental existen casos de niños con tendencia a la aparición de caries.

Los médicos aconsejan que cuando los niños son pequeños evitemos que vayan a dormir con un biberón de zumo o leche, ya que puede provocar futuras caries que puedan llegar a ser muy agresivas. En el caso de que neceisten beber algo a lo largo de la noche, el agua es la mejor opción.

Es aconsejable que los pequeños visiten de manera regular, cada seis meses, al dentista para una revisión y para realizar fluorizaciones, que ayudarán a reforzar el esmalte. De este modo controlaremos también las caries y otras enfermedades.

En el caso de caries es importante tratarla desde la primera dentición para que la boca del niño se desarrolle adecuadamente.

 

Consejos para cuidar los dientes de leche:

1. Lavarse los dientes tres veces al día, una vez después de cada comida. Es importante no olvidar dos de los principales cpillados: el de la mañana, después del desayuno, y el de la noche, antes de acostarse.

2. Dejar que el niño vaya participando en la higiene bucal según su edad. Como mínimo, por la noche debe haber control por parte de los padres y repaso con el cepillo.

3. Una vez el niño tenga el control suficiente y sepa escupir bien después del cepillado, usar un colutorio infantil con flúor, el odontopediatra será el que indique a partir de cuándo, dependiendo del desarrollo del niño. Normalmente no es conveniente usar productos fluorados antes de los 6 años, porque pueden tintar de amarillo el esmalte de los dientes.

4. Se aconseja utilizar el hilo dental por las noches, sobre todo entre los molares puesto que es la zona más propensa a la aparición de caries en los niños. Por supuesto, con ayuda de los padres.

5. Después de lavarse los dientes, solo se puede beber agua. El niño no debe irse a la cama con zumos, leche, etc.

6. No abusar de “chuches”, o alimentos azucarados y pegajosos, ni de bebidas azucaradas.

7. Mantener una dieta sana con abundantes lácteos, frutas y verduras.

8. Si realizan deportes de contacto o de riesgo deberían utilizar un protector bucal para evitar fracturas o lesiones.

9. Debemos acudir a revisiones periódicas.

10. En caso de tener alguna patología debe tratarse para prevenir problemas mayores o mejorar el desarrollo del niño.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *