Consejos para que nuestros hijos mantengan una dieta digital equilibrada

Consejos para que nuestros hijos mantengan una dieta digital equilibrada

Los padres estamos preocupados por el denominado “tiempo de pantalla” de nuestros hijos. ¿Cuántas horas deberían pasar al día nuestros hijos frente a un móvil o una tableta? ¿Media hora, una hora, hora y media? Una compleja decisión que pone de relieve el uso excesivo de las pantallas por los niños y la preocupación de los padres.

Mantener diariamente excesivos tiempos de pantalla se relaciona para los niños con malos resultados académicos y problemas de salud y desarrollo como la obesidad, los trastornos de sueño o incluso el déficit de atención. Definir cuál debe ser el tiempo de pantalla máximo para cada niño según su edad es prioritario en la actualidad para muchos padres.

Según datos de la Encuesta Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Consumo la mitad de la población infantil pasa más tiempo libre del recomendado frente a una pantalla como televisión, ordenador, videojuegos u otros dispositivos electrónicos. El 51,9% de los niños y niñas de 1 año ve la televisión a diario, el 61,2% de entre 2 y 4 años la ve más de 1 hora al día, y el 52,3% de 5 a 14 años supera las 2 horas diarias.

padre e hijo jugando con videojuegos en pantallaEl tiempo de pantalla en los niños

Los padres comienzan a preocuparse por la dieta digital de sus hijos cuando tienen dificultades para dormir, reaccionan con rabietas cuando le decimos que deje la pantalla o cuando manifiestan ansiedad y agresividad cuando no tiene su dosis diaria de tecnología. La incapacidad para desconectar ya no solo afecta a los adultos sino también a los niños y adolescentes. Pero hay que marcar el tiempo de pantalla desde que son menores de dos años. No se puede utilizar las pantallas como una niñera cuando necesitamos que estén entretenidos.

No se trata de eliminar de su vida las pantallas sino de que mantengan una dieta digital equilibrada que no les limite ni la actividad física ni la interacción con sus compañeros, amigos o familia. Las pantallas no son nocivas para los niños ni para los adolescentes. Ni la televisión, ni los móviles, ni las tabletas. Pero los padres deben marcar un tiempo de pantalla para su hijos según su edad y vigilar que los contenidos sean de calidad. Si no dejamos que nuestros hijos tomen en un día cinco donuts, tampoco podemos dejar que estén cinco horas delante de las pantallas. Los padres debemos que si no tomamos medidas desde que son pequeños, su mal uso puede tener consecuencias muy negativas para su salud, su educación y su desarrollo.

padre y niño con un móvil

Una dieta digital equilibrada y saludable

La Academia Americana de Pediatría ha publicado nuevas recomendaciones para padres y madres sobre el uso de tabletas, móviles y televisión muy útiles para que los padres marquemos una dieta digital saludable y equilibrada para nuestros hijos. Limitar el tiempo de pantalla desde pequeños es muy importante para su futuro.

1. Nada de pantallas antes de los 18 meses

Según la AAP se debe evitar totalmente el contacto con las pantallas para los niños menores de 18 meses. La única excepción sería para comunicarse con familiares o amigos por medio de videochats por ejemplo.

2. Contenido de alta calidad entre los 18 y 24 meses

Si queremos que nuestros hijos tenga contacto con contenido digital entre los 18 y 24 meses debe ser de alta calidad. Por ejemplo los juegos y las películas. Además siempre deben estar en compañía de los padres para ayudarlos a entender lo que están viendo.

3. No más de una hora entre los 2 y 5 años

De 2 a 5 años se debe limitar el uso de las pantallas a una hora diaria. Los contenidos deben seguir siendo de alta calidad. Los padres tienen que acompañar a los hijos para ayudarlos a entender lo que están viendo.

4. A partir de los 6 años hay que mantener un tiempo coherente

A partir de los 6 años se considera que lo que hay que buscar es el equilibrio del juego con medios digitales y el consumo de programas dentro de la vida diaria de los niños. Los padres tienen que tener unos límites coherentes tanto en el tiempo que pasan delante de las pantallas como en el tipo de contenido que usan. Este uso de las pantallas no debe afectar al sueño, a la actividad física y a su modo de comunicarse con otros niños y adultos.

5. Zonas libres de pantallas en nuestro hogar

La AAP recomienda que los padres establezcan “zonas libres de pantallas” en el hogar, asegurándose de que no hay televisión, ordenador o videojuegos en los dormitorios de los niños. También indica que se debe apagar la televisión durante las comidas. Los niños y adolescentes deberían usar estos medios durante no más de una o dos horas diarias y siempre con contenidos de alta calidad. Aunque no tuviese consecuencias negativas el exceso de exposición a pantallas ocupa un tiempo que puede ser empleado a la lectura, alguna actividad física, otras aficiones al aire libre o simplemente a la interacción con la familia o los amigos.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *