Consejos en caso de accidentes infantiles

El verano es una época en la que los accidentes infantiles son mucho más frecuentes. Los niños disponen de más tiempo libre para jugar al aire libre, hacer deporte, ir a la piscina o montar en bicicleta.

Por esta razón durante el verano hay que extremar las precauciones aún más si cabe para intentar evitar en lo posible que se produzcan accidentes. A continuación se enumeran una serie de consejos que os pueden ser útiles para los padres aunque la mayoría de ellos se basan en algo muy sencillo que es el sentido común.

– Los niños deben realizar todas sus actividades, juegos, deportes, etc… siendo supervisados por una persona adulta. No se debe confiar si el niño ya sabe nadar o es más mayor, aún así deben estar vigilados.

– En las piscinas privadas no dejar que los niños se bañen solos y disponer de valla para que no puedan acceder libremente. Los baños no deben ser prolongados y siempre con protección para el sol. El suelo de alrededor de la piscina debe ser antideslizante para evitar caídas.

Usar manguitos, flotadores, etc para los niños que no saben nadar y nunca dejarles sólos.

– Si los niños montan en bicicleta procurar que ésta sea de tamaño adecuado, pudiendo llegar con facilidad con los piés al suelo. Utilizar casco. En casos de patines y monopatín es conveniente el uso de rodilleras y/o coderas.

– No olvidar que durante el verano se producen más desplazamientos en coche. Extremar las precauciones en relación con control de velocidad, tiempo de conducción y fundamental el uso de sillas adaptadas a la edad y/o peso del niño.

Cómo tratar las heridas y contusiones:

Es frecuente que durante el verano los niños sufran traumatismos  y caídas mientras juegan ya sea en la piscina, montando en bicicleta, etc y se produzcan heridas y contusiones de mayor o menor importancia.

– Las heridas más superficiales y rasguños simplemente hay que lavarlos con agua y jabón y mantenerlos al aire.

– En los casos de heridas más profundas es más conveniente lavarlas con suero fisiológico. Si sangran con intensidad se utilizará un pañuelo limpio o unas gasas si se dispone de ellas para comprimir la zona de sangrado.

En los casos de heridas con los bordes separados o que no se corta la hemorragia deberán ser valoradas en un servicio de urgencias para decidir la necesidad o no de sutura (bien con pegamento biológico o con puntos). Si la herida ha necesitado sutura deberá estar tapada y sin mojarse durante 2-3 días. Posteriormente se puede lavar con agua y jabón y dejarla al aire. Hasta la retirada de los puntos no se debe bañar en playa o piscina.

– Para que las heridas no dejen señal es fundamental usar crema hidratante y protegerlas adecuadamente del sol.

– En el caso de heridas grandes o sucias se deberá valorar la necesidad de administrar recuerdo de la vacuna antitetánica o  gammaglobulina.

– En contusiones si presenta importante inflamación, deformaciones o impotencia funcional deberá ser valorado por traumatólogo.

– En los casos de traumatismos en la cabeza: si se produce pérdida de conocimiento, vómitos repetidos, comportamiento raro o no habitual o movimientos anormales, se deberá acudir a un servicio de urgencias.

 

Rafael Montero, Pediatra del Hospital Nisa Pardo de Aravaca

Imagen de Theinspirationroom.com

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *