Cómo mantener las bacterias, los gérmenes y los virus de la escuela fuera de nuestra casa

Cómo mantener las bacterias, los gérmenes y los virus de la escuela fuera de nuestra casa

Acaba de comenzar el curso escolar y nuestros hijos se enfrentan a los primeros constipados y catarros. Las aulas del colegio suelen ser un criadero de virus, gérmenes y bacterias. Nuestros hijos seguro que a lo largo del curso llevarán a casa algunos de estos incómodos visitantes. ¿Podemos evitar de algún modo que toda la familia se contagie?

Los padres normalmente vemos el contagio de los gérmenes a toda la familia como inevitable. Uno de nuestros hijos trae un virus o bacteria del colegio a casa y toda la familia cae enferma durante al menos una semana. Pero tenemos que saber que si intentamos mantener ciertos hábitos lograremos mantenerlos a raya  o por lo menos lo intentaremos.

remedios para combatir la gripeLa vacuna contra la gripe

Una de las formas de proteger a nuestra familia es vacunarnos todos los años contra la gripe sobre todo aquellos que tengan enfermedades respiratorias o cardíacas. “Si bien la efectividad de la vacuna puede variar, estudios recientes han demostrado que reduce el riesgo de contraer la enfermedad en un 40% a un 60% en la población general durante las temporadas en que la mayoría de los virus que circulan coinciden exactamente con la vacuna contra la gripe”, explican desde los Centros de control y prevención de las enfermedades. En cuanto empieza la campaña de vacunación tenemos que preguntar a nuestro pediatra y médico de familia si debemos poner la vacuna a nuestros hijos.

Proteger a los niños también es fundamental para que no se contagien otros miembros de la familia como pueden ser los abuelos o los hermanos pequeños. Aunque nuestros hijos no tengan ningún síntoma de la gripe pueden traer el virus a casa.

Lavarse las manos para prevenir contagio virusHábitos para evitar el contagio

Normalmente los virus y las bacterias se transmiten por el aire y por nuestras manos. Nuestros hijos tosen en clase y tocan objetos como el diccionario, un vaso o un cuaderno. Estas acciones pueden aumentar el riesgo de transmisión de los virus y las bacterias. Una buena idea para evitar el contagio es mantener ciertos hábitos por todos los miembros de la familia.

1. Lavarse las manos al llegar a casa

Tenemos que intentar que nuestros hijos adquieran el hábito de lavarse las manos nada más llegar del colegio. Se estima que lavarse las manos cinco veces al día reduce hasta un 50% la posibilidad de contagios de virus como la gripe y otras enfermedades de trasmisión alimentaria según la OMS. También si se quedan a comer en el centro escolar, tenemos que insistir que se laven las manos antes de comer y al volver del recreo.

2. Limpiar objetos

Otro hábito eficaz es limpiar con toallitas sus teléfonos móviles, tablets o iPads antes de usarlos en casa. Estos objetos suelen estar en contacto con sus manos en los centros escolares y pueden ayudar a propagar los virus. También podemos limpiar con toallitas especiales las mochilas, las carpetas y los cuadernos que estén durante el día en contacto con sus manos.

3. Quitarse los zapatos

Los gérmenes y las bacterias pueden esconderse en los zapatos de nuestros hijos. Una buena puede ser quitarse los zapatos antes de entrar en casa para limpiarlos con calma más tarde. Nuestros hijos pueden ponerse unas cómodas zapatillas que dejemos a la entrada de la vivienda. Tras este gesto no deben olvidar lavarse las manos todos los días al llegar a casa.

adolescente enferma con gripe4. Aislarles cuando están enfermos

Si uno de nuestros hijos cae enfermo u otro miembro de la familia, tenemos que intentar que no comparta objetos como el mando de la televisión, el móvil o la tablet con los demás. También hay que intentar que no estornude o tosa hacia la cara o el cuerpo de otros hermanos. Si se tapan con las manos luego siempre se las deben lavar con rapidez. Intenta que no compartan pañuelos de papel, vasos, alimentos o bebidas con los hermanos. Además deben beber líquidos para estar hidratados en todo momento. Hay que ventilar la casa periódicamente y extremar la limpieza de los baños para evitar el contagio de los virus.

5. Prevenir mejor que curar

Lo mejor es siempre estemos atentos y evitemos que estas enfermedades puedan afectar a toda la familia. En cuanto empieza el curso escolar hay que extremar la limpieza de los objetos compartidos y mantener los hábitos de limpieza de manos. Los padres tenemos que intentar que mantengan una alimentación saludable rica en frutas y verduras que les ayude a prevenir las infecciones. La vitamina C que se encuentra en frutas como las naranjas, los limones o los pomelos puede ser una de las mejores armas para prevenir los contagios de toda la familia. Una buena alimentación y una correcta higiene de nuestros hijos y nuestra vivienda pueden ser fundamentales para evitar los gérmenes, virus y bacterias este curso escolar. ¡No lo dudes!

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *