Es la hora de salir del cole y tú esperas en la puerta a tu hijo con una enorme sonrisa y los brazos abiertos. Cuando sale, lo único que obtienes por respuesta es un lanzamiento de mochila con efecto, una orden para que saques la merienda o ver cómo pasa de una cara más mustia que la del perrito tristón al enfado morrocotudo. ¿Por qué? Quizá te diga que está cansado, o triste, o no te dice nada. Quizá no ha dormido bien, o está comiendo poco… o sencillamente, todo a la vez. La respuesta puede estar en la astenia primaveral cuyos síntomas principales son cansancio, apatía, dificultad para dormir e inapetencia.

Estos síntomas, que no enfermedad, se deben a que el aumento de las horas de luz afecta a los ritmos circadianos (que son mentales, conductuales y físicos), trastocándolos sobre todo por una menor producción de betaendorfina, hasta que el cuerpo se acostumbra a los cambios de luz y temperatura. Vamos, que su cuerpo no entiende porqué tiene que acostarse de día. Así que si tu hijo está nervioso, de mal humor, no para de bostezar o tiene pequeñas rabietas te ayudamos a poner en hora su reloj biológico con los siguientes consejos.

5 Consejos para paliar los síntomas de la astenia

1. Cuida de su sueño

Acuéstale antes de su hora habitual. Quince minutos será suficiente para que pueda conciliar el sueño a tiempo. Nada de tabletas, móviles y demás pantallas que puedan alterarle más de lo necesario antes de dormir. Regula las luces para que sean todas indirectas y procura bajar y relajar tu tono de voz un rato antes de anunciarle que tiene que ir a la cama.

2. Regula al máximo su alimentación

Evita los desórdenes en las comidas, tanto en los horarios como en la calidad. Hacer las cinco comidas asegura un aporte regular de energía que el niño necesita. Aumenta la proporción de cereales, pescados, frutas y verduras en el menú para mejorar la producción de la serotonina, también conocida como ‘hormona del humor’; pon especial atención en que haga un desayuno completo y en hidratar al niño adecuadamente. Evita dulces y grasas saturadas, pero no el chocolate, es una fuente de energía y minerales.

3. Complementa sus comidas con jalea real

Si come bien no es necesario un aporte extra de vitaminas. Sin embargo, sí que se ha comprobado que la ingesta de jalea real ayuda, entre otras cosas, a regular los biorritmos por tener propiedades que ningún otro alimento puede aportar; todo gracias a sus exclusivos oligoelementos, minerales y ácidos.

4. Sácalo al parque, que haga ejercicio

Aunque solo sea un rato, dale su tiempo al aire libre y con sus amigos. Estos momentos son importantes para que el niño libere estrés, se mueva y tú puedas concentrar tu atención en ayudarle si lo necesita. Además, es importante que esté el máximo tiempo posible al sol para que su cuerpo se habitúe antes.

5. Ármate de paciencia

Es un momento en el que tu comprensión y ayuda es tan necesaria como todo lo demás. Buenas dosis de cariño y seguir los anteriores consejos conseguirán reducir los síntomas y mejorar su mal humor. Y no te preocupes, esta época también pasará.

Si los síntomas persisten más de tres semanas tras el comienzo de la primavera, conviene programar una visita al médico. Si estornuda y lagrimea más de la cuenta, o tiene mocos constantemente, también debes valorar esa posibilidad porque las alergias cada día sorprenden antes a causa del aumento de la contaminación, que potencia sus síntomas y hace crecer el número de personas afectadas de forma exponencial.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *