Cómo pueden los padres afrontar su propio estrés ante la vuelta al cole

Cómo pueden los padres afrontar su propio estrés ante la vuelta al cole

Cuando los niños vuelven al colegio, los padres sentimos también cierto estrés y preocupación. Incluso nos podemos sentir agobiados por todo lo que les puede deparar el próximo curso. ¿Les resultará demasiado complicado? ¿Harán nuevos amigos? ¿Tardarán mucho en adaptarse? Padres e hijos comenzamos a estar nerviosos desde los preparativos de la vuelta al cole aunque queramos disimularlo y controlarlo.

El estrés de los padres es totalmente normal y legítimo. Queremos que nuestros hijos empiecen con buen pie el curso. El problema es que estos nervios pueden afectar a los niños. Los padres nos preocupamos de miles de detalles en los que seguro ni han pensado nuestros hijos. Por ejemplo si no han leído lo suficiente en verano o si se han olvidado las tablas de multiplicar.

Tener miedo ante el nuevo curso que comienza es un sentimiento normal y lógico.  Pero tenemos que tener cuidado porque los padres transmitimos a nuestros hijos nuestros nervios y ansiedad aunque no lo pretendamos. Somos su punto de apoyo y equilibrio, si sienten que dudamos del centro educativo o de un profesor les transmitiremos nuestra incertidumbre.

padre llevando a su hijo al colegio

Consejos para controlar el estrés  de los padres ante la vuelta al cole

Tener miedo ante el nuevo curso que comienza es un sentimiento normal y lógico.  Pero tenemos que tener cuidado porque los padres transmitimos a nuestros hijos nuestros nervios y ansiedad aunque no lo pretendamos. Somos su punto de apoyo y equilibrio, si sienten que dudamos del centro educativo o de un profesor les transmitiremos nuestra incertidumbre. Os vamos a dar 5 consejos para controlar el estrés antes de la vuelta al cole y transmitir tranquilidad a nuestros hijos.

1. Confiar en nosotros mismos

Cuando empieza el colegio nos asaltan un montón de dudas: ¿Habremos elegido bien el centro escolar? ¿Se adaptará nuestro hijo? La única forma de controlar nuestros miedos es confiar en nosotros mismos y en nuestros hijos. Seguro que en una semana se habrán adaptado perfectamente a la rutina escolar. Hemos elegido el colegio entre todos los de la zona y nos hemos informado con cuidado. ¿Por qué tiene que salir mal? Tenemos que confiar en nuestras propias decisiones.

2. Vivir el día a día

Otro buen consejo es intentar vivir el día a día. Preocuparse por lo que podría pasar el próximo curso puede aumentar nuestra ansiedad y la de nuestros hijos. Tenemos que ir solucionando los problemas según surjan, nunca antes de que ocurran. Un error habitual es imaginarnos situaciones que pueden ocurrir porque algún padre nos las ha contado o porque lo hemos oído en algún sitio. Cada niño, padre, profesor y colegio es diferente. No lo olvides.

3. Comunicarse con los profesores

Ante cualquier duda o preocupación habla con el tutor de tus hijos. Explícale cuanto antes cualquier problema que te agobie por ejemplo las alergias, las enfermedades o sus problemas académicos. No solo estarán encantados de conocer vuestras preocupaciones sino que os lo agradecerán.

El curso empieza y la labor de los profesores y padres debe estar coordinada desde el primer día. “Los niños y niñas pasan, durante la práctica totalidad de su infancia y toda la adolescencia, una gran parte de su jornada diaria en la escuela y, por tanto, los centros escolares, sus profesores, son piezas básicas, no solamente para una adecuada formación e integración sociales, sino como fuente de apoyo y desarrollo a las familias”, explican en el estudio Estrategias para prevenir y afrontar conflictos familiares del Observatorio de la Infancia.

niño trabajando con plastilina en el colegio

4. Buscar el apoyo de otros padres

Seguro que si hablas con otros padres, te darás cuenta de que pueden ser el  mejor apoyo. Ellos están pasando por la misma situación y podréis compartir vuestras dudas y miedos. Pero hay que tener mucho cuidado con no preocuparnos en exceso. ”Los padres de hoy están demasiado preocupados por sus hijos. Tienen muchísima información y tanto da que se la de una vecina como un educador. Dudan, están desorientados, y al final no saben cómo intervenir en el proceso educativo”, ha comentado Montse Domenech autora de Edúcame Bien. 100 respuestas para madres y padres preocupados.

5. Controlar nuestra ansiedad

Sufrir este tipo de sentimientos cuando empiezan el colegio es normal y no tenemos que preocuparnos. El problema surge según los especialistas  cuando se prolonga después de las dos semanas del comienzo y dura más de seis meses. Si además afecta el trabajo, el sueño o la vida familiar hay que encontrar ayuda profesional para controlar el estrés. Si la madre o el padre no pueden controlar la ansiedad, no le transmitirán a su hijo sus sentimientos.

Ver más: Vuelta al cole

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *