Mis hijos no aceptan a mi nueva pareja, ¿qué hago?

Tras una separación es común rehacer la vida sentimental con una nueva pareja. En ocasiones, esto supone un conflicto con los hijos, pues se niegan a aceptarla. ¿Es esto normal? ¿Forma parte del proceso de adaptación? ¿Qué debemos hacer?

En primer lugar aclarar que es una respuesta muy habitual de los niños a la nueva situación. Tengamos en cuenta que para los niños, el estado ‘ideal’ es que sus padres estén juntos. Esto quiere decir que incluso años después de la separación, siguen deseando, muchas veces en secreto, que sus padres vuelvan a estar juntos. Y estos sentimientos son naturales y no tienen por qué indicar que el niño no se haya adaptado a la nueva situación. Cuando aparece una nueva pareja, ese lejano deseo de que sus padres se reconcilien, se vuelve aun más improbable.

Así que el ‘nuevo’ novio o novia, llega para romper ese sueño. Los niños pueden verlo como un intruso que viene a romper con ese deseo secreto de que papá y mamá vuelvan a estar juntos.

Que nuestro hijo no acepte a nuestra pareja es muy normal y frecuente

Por supuesto, todos estos pensamientos son inconscientes. Ni el niño hace la vida imposible al recién llegado adrede, ni él mismo entiende qué le pasa.

En otras ocasiones la inquina hacia la nueva pareja puede obedecer a celos. El padre o la madre, sin pareja sentimental desde el divorcio, había estado muy disponible para el niño, dedicándole mucho tiempo y atenciones. Y, de repente, el niño tiene que compartir a papá o mamá con otra persona: se siente como un príncipe destronado.

Por otro lado, puede ser simplemente miedo al cambio, a lo nuevo, e incertidumbre sobre cómo va a cambiar su vida ahora que sus padres tienen nueva pareja. Para un niño los cambios pueden resultar abrumadores, ya que no tienen experiencia previa de cómo puede ser una nueva situación.

Como vemos, que nuestro hijo no acepte a nuestra pareja es muy normal y frecuente.

¿Qué podemos hacer?

En primer lugar, ser pacientes. Introducid a la nueva pareja progresivamente, y siempre después de un tiempo adecuado desde la separación. Primero podemos ir nombrándole como un amigo más especial, ir contándoles cosas sobre él o ella, y pasado un tiempo, preguntadle al niño si le gustaría conocer a esa amistad especial. Propiciad encuentros no demasiado largos y en lugares neutrales, como cafeterías, un parque, etc. No es recomendable meterlo en casa a la primera de cambio.

Tras unos cuantos encuentros de este tipo, podéis darles más información, decirles que esa persona os gusta mucho, que vais a empezar a salir como pareja, etc. Y poco a poco, ir compartiendo más espacios y tiempo con ellos.

Introducid a la nueva pareja progresivamente, y siempre después de un tiempo adecuado desde la separación

Si se ponen bordes, o maleducados, o les hablan mal, actuad como lo haríais si lo hiciesen con cualquier otra persona: poniéndoles límites y no tolerando faltas de respecto o desaires. Tampoco entréis en demasiadas justificaciones si os piden explicaciones o pretenden influir en vuestras decisiones. La elección de vuestra pareja es un tema vuestro, y los niños no tienen que ‘daros permiso’ para salir con alguien. Tendrán que aceptar que es vuestra decisión y elección, y poco a poco se irán normalizando las cosas.

Los adolescentes son los que suelen presentar más problemas en este sentido. Puede que crean que tienen derecho a opinar sobre nuestra pareja, o darnos el visto bueno. Debemos ser tajantes en ese aspecto, es nuestra elección y deben respetarla. Al igual que haremos nosotros con su pareja cuando llegue el momento. Por otra parte debemos favorecer que pase tiempo con nuestra nueva pareja, que tenga la oportunidad de conocerle. Sin forzarle, de forma natural, pero permitir que se relacionen entre ellos sin estar nosotros siempre presentes.

Si se producen conflictos reales, peleas, no podemos ponernos a su altura. No solucionamos nada liándonos a gritos, entrando en reproches o descalificaciones. Cortad esa dinámica, y hablad en otro momento, cuando todo esté tranquilo, a solas con vuestro hijo. En estos casos es mejor que la nueva pareja quede al margen.

Así que la recomendación básica sería: ir poco a poco introduciendo a la nueva pareja, darles tiempo para adaptarse, y no ser permisivos con las faltas de respeto o malos modos. Seguro que si todos ponéis de vuestra parte, será más fácil adaptarse a los cambios que supone iniciar una nueva relación de pareja.

Por Úrsula Perona
Psicóloga infantil
www.ursulaperona.com

Divorcio - Separación - Bienestar - Psicología

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *