¿Es verdad que los primogénitos son mejores líderes que los hermanos menores?

¿Es verdad que los primogénitos son mejores líderes que los hermanos menores?

Los primogénitos son mejores líderes porqué tienen mucha práctica mandando a sus hermanos menores, podría pensar uno. Pero, ¿se puede nacer líder? Numerosas investigaciones han descubierto una clave que nada tiene que ver ni con los genes, ni con los padres. Se trata del orden en el que han nacido.

Hay un estudio realizado por los economistas: Sandra E. Black de la Universidad de Austin, Texas; y Björn Öckert y Erik Grönqvist del Instituto Sueco para la Evaluación del Mercado Laboral y la Política de Educación. Muestra que los primogénitos permanecen más tiempo en el colegio, ganan más dinero y tienen un mayor coeficiente intelectual.

Incluso pasan más tiempo estudiando que viendo la televisión. Según otros estudios llevados a cabo en Escandinavia y los Países Bajos, los hijos mayores tienen más probabilidad de obtener mejores notas.

1. Los primogénitos tienen que espabilar antes

Alfred Adler ya teorizó en los años veinte acerca de cómo nacer antes puede imprimir personalidad y carácter para ejercer liderazgo. Y puede manifestarse a edades tempranas. Desde el momento en el que pueden dominar a sus hermanos pequeños. Obsesionados por intentar no se destronados como los reyes de la casa.

El médico y psicoterapeuta austriaco decía que los hijos pequeños están muy mimados y se vuelven muy dependientes de los padres. Mientras que los hijos mayores acaban entrando en una lucha por conseguir de nuevo la atención de sus progenitores. Son conscientes de que compiten por el estatus.

Capacidad de liderazgo

2. Los primogénitos tienen mejor rendimiento escolar

En 2013 los profesores de economía V. Joseph Hotz, Universidad Duke; y Juan Pantano de la Universidad Washington en San Luis, presentaban un estudio al respecto. Según los registros americanos analizados, el orden de nacimiento de los hijos influía en el rendimiento escolar.

En general, los padres invierten bastante tiempo en establecer las reglas con los primogénitos. Construyendo un modelo con tenacidad que podrán emplear con los demás hijos que tengan.

Y el resultado es que los primogénitos están doblemente bendecidos. Por un lado cuentan con la atención total de los progenitores. Por otro tienen la confianza para actuar según las reglas de la familia. Este bagaje les ayudará a desarrollar su inteligencia, disciplina y capacidad de liderazgo.

3. Los primogénitos son emocionalmente más estables

El estudio llevado a cabo por Hotz y Pantano llega a conclusiones bastante similares a las del estudio sueco. Y parece que los primogénitos también obtienen mejores resultados en estabilidad emocional, persistencia, capacidad de socializar, asumir responsabilidades y tienen más iniciativa.

Los padres encuestados consideran padres que los primogénitos son niños más obedientes y con mayor capacidad para el éxito. Cuantos más hijos tiene la familia menos tiempo tiene para cada uno. Los investigadores descartan los factores genéticos. Y revelan que los hijos menores pueden tener mejor salud que los primogénitos.

El orden de nacimiento influye

4. Los primogénitos y la capacidad de liderazgo

Según el estudio, el efecto que ellos llaman “estrategia de hermanos” puede ser un factor determinante en la capacidad de liderazgo de los primogénitos. Los hermanos compiten por el amor de los padres, o por juguetes o una galleta. Los primogénitos son más competentes y poderosos. Mientras que los pequeños son más creativos a la hora de conseguir el afecto parental.

Este efecto entre hermanos es más visible en el caso de los varones. Los hijos varones menores suelen tener profesiones más creativas o artísticas que los hijos mayores que son chicos y no chicas.

Parece que hay una profunda relación con la idea de que las dinámicas familiares durante la infancia moldean la personalidad adulta. Los niños de corta edad son muy sensibles a su entorno. Los efectos derivados del mismo pueden prolongarse mucho en el tiempo.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *