Cómo distinguir los 4 diferentes tipos de acoso escolar o bullying y sus síntomas

Cómo distinguir los 4 diferentes tipos de acoso escolar o bullying y sus síntomas

En los últimos años el acoso escolar o el bullying se ha convertido en un fenómeno que se quiere combatir en todos los colegios del mundo. Aunque ha existido desde siempre parece que en los últimos años se ha extendido en los centros escolares. Los padres y los profesores tenemos que distinguir los diferentes tipos de acoso escolar o bullying para poder detectar si un niño lo está sufriendo.

El bullying es un fenómeno que se caracteriza por el acoso y/o intimidación del abusador sobre la víctima dentro del ámbito escolar. El acosador disfruta sintiéndose superior al acosado y disfruta con su sufrimiento. Su repetición constante puede perjudicar a la víctima de muy diversas formas hasta el punto de que puede llegar a suicidarse. Detectar cuanto antes que está sufriendo bullying es fundamental para la víctima.

Casi un 6% de los niños y niñas españoles han tenido relación con alguna acción de acoso escolar o bullying en el centro, pero el papel que juegan es diferente, según se explica en la Guía para padres de la CEAPA.  El 90% ha sido testigos de una conducta de este tipo en su entorno, el 30% han participado en alguna ocasión ya sea como víctima o como agresor. Entre el 25% y el 30% de los alumnos de primer ciclo de la ESO afirma haber sido víctima alguna vez de agresiones. El 34, 6% de los alumnos reconoce que no pediría consejo a su profesor o profesora en caso de encontrarse en una situación de violencia. Sólo 1 de cada 3 de los que lo sufren son capaces de denunciarlo.

acoso escolar o bullyingCausas del acoso escolar

El bullying se puede dar en cualquier centro privado o público y se manifiesta por causas personales o familiares. Una de las causas personales más habituales es la baja autoestima del acosador que le lleva a sentirse superior al acosado. Entre las causas familiares destacan los problemas entre los padres ya sean económicos o de relación.

Las víctimas de acoso escolar pueden sufrir distintos efectos psicológicos negativos. Cuanto antes se detecte el acoso escolar más pronto se le podrá ayudar. Una investigación realizada en 2014 en King’s College London descubrió que los efectos psicológicos negativos que sufren las personas con bullying permanecen durante 40 años después de haber sido víctima de acoso, pueden ir desde el estrés, la ansiedad y la depresión, así como trastornos psicosomáticos o problemas de socialización.

acoso escolar o bullyingLos 4 tipos de bullying

Normalmente es muy difícil distinguir, por los profesores o los padres, que un niño está sufriendo bullying. Según el Centro Nacional Contra el Bullying (NCAB) el acoso escolar puede clasificarse en cuatro tipos diferentes.

1. Bullying verbal

El acosador se dirige al acosado con insultos, amenazas, bromas crueles o frases excluyentes sobre su apariencia, condición sexual, raza o discapacidad. Por ejemplo cuando un niño se mete con otro por su obesidad o cojera. Estos niños suelen mostrarse ausentes, malhumorados o mostrar falta de apetito.

2. Bullying físico

Se trata de comportamiento agresivo e intimidatorio por parte del acosador, que incluye patadas, golpes, zancadillas, bloqueos o empujones. Por ejemplo un niño que empuje a otro o que le ponga la zancadilla en el recreo. Es difícil de detectar pero suelen mostrar golpes, moretones o marcas que pueden esconder a los padres. También pueden tener frecuentemente tener dolores de cabeza o de estómago que les impiden acudir al centro escolar.

acoso escolar o bullying3. Bullying social

Es más complicado de detectar porque suele ocurrir a espaldas de la víctima. Suele ocurrir cuando la víctima es olvidada por sus compañeros. El acosado siente que es invisible en clase, el comedor o las clases extraescolares. Las víctimas suelen aislarse y evitar juntarse con el resto de compañeros. Suele ser más habitual entre las chicas y sus consecuencias pueden ser peores que el bullying físico.

4. Cyberbullying

Debido al auge de las nuevas tecnologías y en particular de las redes sociales, algunos niños se sienten acosados por estos medios. El acosador puede difundir falsos rumores, bromas desagradables, fotos inconvenientes o mentiras causando un gran malestar a la víctima. Normalmente suele afectar a niños que se conectan a Internet o que son usuarios de móvil o tablet. Suele afectar al sueño, provoca dolores de cabeza  y falta de interés por acudir al centro escolar. También se puede caracterizar por comentarios machistas o desagradables sobre  la víctima en las redes sociales, suplantar su identidad o presionar a ésta para que haga algo que no quiere como por ejemplo hacerse una foto provocativa.

El bullying puede causar graves problemas psicológicos y marcar para siempre las relaciones afectivas de la víctima. La víctima intentará no acudir a lugares donde se puede encontrar con el acosador como por ejemplo el centro escolar.

Detectar cualquiera de estos 5 tipos de bullying suele ser complicado para los padres y los profesores. Pero si nos damos cuenta de que nuestro hijo no quiere acudir al centro escolar, no se quiere relacionar con sus compañeros o muestra marcas constantes de algún tipo de conflicto como moretones o golpes, tenemos que encontrar cuanto antes una solución. Los efectos del acoso escolar para nuestros hijos pueden ser decisivos para su felicidad futura.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *