Cómo Halloween puede ayudar a afrontar los miedos de los niños

Se acerca una de las fiestas más esperadas por los niños, Halloween, el viernes a media noche, urbanizaciones, barrios, calles y plazas serán tomadas por esos “locos bajitos”  entonando el famoso grito ¡Truco o trato! Fantasmas, zombis, muertos vivientes y  mil una pesadilla cobrarán vida esa aterradora noche. Pero ¿qué pasa con el miedo que los niños suelen tener? ¿Es Halloween el ingrediente secreto para afrontarlos?

Sapos y Princesas ha hablado Elena Domínguez, psicóloga del Equipo Actúa, especialista en Inteligencia Emocional, nos ha dado algunos consejos para que los niños aprendan a afrontar el miedo.

SyP ¿Cómo se aprende a conducir el miedo?

Respuesta: El primer paso para aprender a conducir el miedo es ser consciente. Saber que existe una emoción que se llama miedo. Una vez identificado tenemos que hacerla conscientes, sentirla, percibirla y esto es un ejercicio bastante interesante tanto para los niños como para los adultos.

Una vez que la reconocemos y le hemos puesto nombre se pueden guiar de formas diferentes.

  1. Racionalizando: Si los niños han leído un libro de Pesadillas (R.L.Stine) y se ponen a pensar que pueden darse situaciones que aparecen en los libros, tienen que racionalizar que las probabilidades de que eso ocurra son mínimas o inexistentes.
  2. Otra práctica es dejar de pensar, vaciar la mente de contenidos y sustituirlos por otros, sacar la atención de eso que les da miedo hacer el ejercicio, “no ahora ya no pienso más en esto porque no me hace bien. Eso es gestionar emociones. Sacarlo fuera en las noches, después de una pesadilla, ya que a racionalizar no hay tiempo”.

SyP: ¿Por qué muchos niños tienen miedo a la oscuridad y cómo lo pueden afrontar?

R: El miedo a la oscuridad es un miedo normal, evolutivo. Los seres humanos, nos acabamos de incorporar como quien dice a este mundo seguro. Hemos salido de una cueva y de un mundo completamente inseguro. Como animal, somos muy flojos, somos un animal con muy poca capacidad defensiva. Por naturaleza a lo largo de la historia, en la oscuridad es cuando nos hemos sentido más inseguro, porque es cuando las presas nos podían atacar.

Los  leones cazan de noche, los tigres cazan de noche, nuestras posibles amenazas cazan de noche en general. Evolutivamente tenemos  ese miedo, nuestra  especie sabe que en la oscuridad es donde más en peligro estamos. También es verdad que en la oscuridad la imaginación se incrementa, todas las cosas se engrandecen, las sombras son más grandes… Esto es porque no hay otros estímulos externos que focalicen nuestra atención.

SyP: ¿Consideras Halloween un remedio para que los niños hagan frente a sus miedos?

R: Desde luego hay que escuchar a los niños con todos los sentidos, bien es verdad que hay a niños que este tipo de celebraciones no son de su agrado y habrá que dosificárselo mucho más y sobre todo utilizar la ridiculización del monstruo, el sentido del humor tiene que estar muy presente.

Halloween siempre que se utilice con este tono de broma y de reírnos de lo que nos da miedo puede ser una forma de acercarnos a identificar esa emoción de la que hablábamos antes. Pero primero antes que nada hay que escuchar al niños, si no le gusta tendremos que ir gradualmente y recurrir a disfraces que no le den tanto miedo. ¿Qué tiene Halloween a favor? Que le quita peso a lo que tememos, que nos da la oportunidad de enfrentarnos a esos miedo. Por eso todo disfraz que ridiculice el temor es bastante interesante. Y eso es clave, porque permite combinar los dos sistemas de nuestro organismo, el simpático, que nos tensa y nos prepara para la acción y el parasimpático que nos relaja y da bienestar, ambos imprescindibles para adaptarse.

Para concluir Elena nos aconseja que atendamos mucho a los niños, que los escuchemos muy detenidamente que es lo que quieren y no forzar. Hay que permanecer a su lado, como un modelo de enfrentar el miedo, ya que los padres somos un modelo para los niños, tenemos que estar serenos, explicarles cuales son nuestros miedos y como los afrontamos.

Os animamos a que leáis la nueva reedición de los fantásticos libros de Robert Lawrence Stine, dirigida a niños de 8-12 años. Disfruta de los primeros cuatro títulos y enfrenta tus miedos.

Por Déborah Casillas 

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *