Aprende a analizar el dibujo de familia de tu hijo

    Pintar, dibujar y garabatear es un medio de expresión natural para nuestros hijos pequeños. A partir del año y medio los niños comienzan a exteriorizar sus pensamientos y a desarrollar su creatividad de esta peculiar manera, y más vale que pillen un papel cerca, aunque ya sabemos que ellos prefieren dibujar en otras superficies (paredes, suelos, sofás…).

    Este comportamiento tan común, aparentemente irrelevante, puede darnos más de una pista de lo que sienten y opinan nuestros hijos, y más aún si lo que deciden dibujar es a su familia. El dibujo es necesario y determinante en su desarrollo mental, de tal manera que a través de él podemos hacer grandes descubrimientos acerca de su personalidad y sus comportamientos. ¿Sabías que hay ciertos aspectos que podemos analizar y utilizar para conocer más a los niños y sus puntos de vista cuando dibujan a su familia?

    Este comportamiento tan común, aparentemente irrelevante, puede darnos más de una pista de lo que sienten y opinan nuestros hijos.

    Algunos investigadores incluso afirman que el dibujo puede interpretarse como un test proyectivo del que podemos extraer mucha información. Existen diversos autores, como Porot o Forman que han desarrollado toda una teoría al respecto.

    El dibujo puede interpretarse como un test proyectivo del que podemos extraer mucha información.

    En primer lugar, debemos tener en cuenta su edad. Hasta los tres años, los niños pasan por una etapa llamada del garabateo, en la que la interpretación es bastante complicada. Sin embargo, con el paso de los años también evoluciona su manera de dibujar, y ya sí podemos sacar algunas conclusiones acerca de su papel en la familia y su relación con los integrantes de la misma.

    ¿Qué aspectos debemos analizar?

    Algo a tener muy en cuenta es el proceso de elaboración del dibujo. El orden a la hora de pintar a sus familiares se relaciona con su nivel de afecto o con la importancia que él otorga a cada miembro. Si le cuesta más dibujar a unas personas o borra en multitud de ocasiones su obra para volver a re dibujarles puede indicar un conflicto, descontento o disgusto.

    1. Tamaño, proporciones, continuidad y presión del trazo

    El tamaño con que dibuja a cada uno es también un aspecto a analizar. En la mayoría de las ocasiones, el tamaño de la pintura no es desproporcionado y el trazo y la presión son continuos. De no ser así, puede que el niño se sienta inseguro o tenga algún tipo de conflicto o problema con algún miembro de la familia.

    2. Omisiones y ubicaciones

    Algo muy común en niños que tienen celos de sus hermanos es no pintarles en el dibujo o, si lo hacen, dibujarles separados del resto. También es habitual que el niño se dibuje a él mismo emplazado en el centro del dibujo, entre ambos progenitores. Si se dibuja a él mismo apartado, cabe la posibilidad de que se sienta desplazado.

    3. Precisión en el dibujo

    El nivel de detalle con el que dibuja a cada uno de los miembros de la familia también es importante. Quienes estén dibujados de una manera más precisa son quienes considera más importantes o imprescindibles en el núcleo familiar. Un aspecto curioso cuando ya sabe dibujar perfectamente es que no pinte las manos de alguien, algo que puede indicar falta de afectividad por parte de esa persona.

    4. Expresión en los rostros

    También el estado de ánimo con el que pinta a cada uno es un factor a analizar. Como norma general, el niño pinta a sus familiares sonrientes, pero ¿qué ocurre cuando los pinta enfadados o tristes? La expresión en los rostros nos indica su punto de vista acerca de los sentimientos de sus padres y/o hermanos.

    De esta manera, el dibujo se convierte en un método de comunicación entre padres e hijos; una herramienta para conocer algo más acerca de su opinión. Pero no debemos olvidar que la comunicación verbal es imprescindible para una relación familiar sana y una buena charla tras realizar este análisis nunca está de más. Al fin y al cabo, se trata sólo de algo orientativo que sólo los profesionales del sector pueden examinar de manera certera y profunda.

    Una manera de mejorar la comunicación entre padres e hijos de una forma divertida, así como el trabajo en equipo y la concentración es con las láminas de gran formato PintafunCuentan con distintos diseños de láminas que permiten fomentar las relaciones sociales entre familiares y amigos. Sus grandes dimensiones (150×150, 150×70, 100×70 cm) admiten hasta 9 personas pintando, creando y combinando cientos de colores. Una gran elección que potencia las habilidades de nuestros hijos y desarrolla otras.

    Bienestar · Psicología · Bienestar en familia · Dibujo · Familia

    También te puede interesar:

    ¿Qué opinas? Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *