El azúcar, un elemento importante en nuestra dieta

¿Debemos reflexionar sobre el consumo del azúcar? Según el artículo de Scheherazade Daneshkhu “Azúcar: Medidas drásticas”, el consumo de azúcar ha sido injustamente castigado durante más de un siglo. Es cierto que el consumo de azúcar y el peso medio de la población han aumentado en los últimos años, pero insinuar que ambas tendencias estén vinculadas, en opinión de Daneshkhu, es un gran error y no se corresponde con la realidad. Los últimos datos sobre el consumo de azúcar y el aumento de peso arrojan luz sobre la asociación “azúcar-aumento de peso”, revelando que el azúcar no juega un papel único en el aumento de peso.

En el informe “Directrices del Azúcar” la Organización Mundial de la Salud basa su posición con respecto a este tema en dos análisis realizados para su estudio. Los autores del informe llegaron a la conclusión de que “el aumento de peso se debe a la modificación en el consumo de azúcares y parece estar relacionada con los cambios en la ingesta de energía así como con el intercambio de azúcares isoenergéticos con otros carbohidratos”. Los autores del segundo análisis llegaron a la conclusión de que el límite de azúcar debía estar en el 5% de las calorías diarias.

Con frecuencia, los medios de comunicación recurren a los refrescos como la causa del sobrepeso. Sin embargo, como hemos visto, son varios los estudios que demuestran que no es cierto. Desde el Centro de Investigación sobre Nutrición Infantil del Colegio de Medicina de Baylor en Houston y de la Universidad Estatal de Louisiana se examinó también la relación entre el consumo de azúcares agregados y el peso de los niños. De este estudio se desprende que los menores con sobrepeso y obesidad no consumen mayor cantidad de azúcares que los que tienen un peso normal. 

Para el profesor en pediatría Dennis Bier, los niños necesitan consumir azúcar de forma moderada ya que aporta parte de la energía necesaria para la práctica de la actividad física y el desarrollo del cerebro, esencial en cualquier etapa de la vida, y aún más durante la infancia. Según Bier no tiene sentido asociar el consumo de azúcares a la medición de peso en niños y jóvenes de 6 a 18 años y concluye que consumir refrescos no influye directamente  en el sobrepeso siempre que se haga de forma moderada.

De los datos obtenidos de todos los estudios aquí mencionados se puede extraer una conclusión obvia: el consumo de azúcar no es el causante del aumento de peso. El secreto está en llevar una dieta equilibrada y un estilo de vida sano, hacer ejercicio e hidratarse bien.

También te puede interesar:

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *